Jaque al INEE, se tambalea la evaluación

 

Las directrices emitidas por el INEE el pasado 8 de septiembre, basadas en evaluaciones muy cuestionadas, instan al titular de la SEP a realizar cambios profundos en las Escuelas Normales e Instituciones de Educación Superior formadoras de docentes.

La autoridad educativa tiene, según el artículo 51 de la Ley del INEE, un plazo no mayor a 60 días naturales para hacer pública su respuesta en relación a esas directrices. Esto es un jaque en el que una respuesta afirmativa o negativa pondría a la SEP en el centro de la hoguera.

Debido a que lo que se implementado de la Reforma Educativa no ha producido un resultado tangible en el logro educativo, y ante el jaque del INEE, la SEP solicitó a la OCDE que le mandase una comisión para analizar los problemas que está teniendo México en esa implementación. La OCDE envió la citada comisión y además un grupo de expertos internacionales en la materia.

Es así que el pasado 1 de octubre inició el “Seminario Internacional OCDE-México, Impulsando la Reforma Educativa”. Este evento fue realizado en el Salón Hispanoamericano de la SEP y duraría hasta el 3 de octubre.

La inauguración estuvo a cargo del ahora ex titular de la Subdirección de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, Javier Treviño Cantú. Su discurso tuvo un dejo como a “ustedes nos metieron en este problema, ahora sáquenos”.

Al enunciar los temas de trabajo, uno de ellos, analizar los propósitos de las evaluaciones y discutir “en qué medida logramos esos propósitos con el sistema de evaluación que nos hemos dado en México”, motivó caras largas por parte de Sylvia Schmelkes, Margarita Zorrilla Fierro y Eduardo Backhoff Escudero, todos consejeros del INEE.

En su turno de hablar, Montserrat Gomendio, enviada por la OCDE, recordó a manera de defensa que el trabajo de ellos -la OCDE- consiste en recopilar evidencia objetiva y robusta de diferentes países sobre todo lo relacionado con el aprendizaje de los alumnos: condiciones de trabajo docente, competencias, políticas, y todo lo que hace que un profesorado sea de la máxima calidad posible.

Los siguientes dos días se avocarían a tratar los temas de la agenda relacionados con los problemas para implementar la reforma educativa; ahí el INEE tendría mucho qué explicar. Las conclusiones todavía no se han dado a conocer ni qué cambios se harán a las evaluaciones que están por venir.

Cabe destacar que la propia OCDE no podrá resolver el problema en el que metió a México con su reforma educativa. Para ello hay que tener un panorama más amplio de la educación y nadie lo tiene.

Por lo pronto, Javier Treviño Cantú es, desde este 4 de octubre, Subsecretario de Educación Básica. A él le tocará implementar las etapas que faltan de esta reforma. Al INEE, por su parte, sólo le falta declararse incompetente para evaluar el sistema educativo nacional. Ni ellos, ni la OCDE, saben qué hacer. Se cae la evaluación, y todo por no consultarnos. ¡Jaque al INEE!

 

 
 

Comenta la publicación.