Reflexiones sobre el Taller de evaluación de @MejoreduMX

"Por los tiempos y modos, pareciera que el Taller de Evaluación diagnóstica llega tarde y mal, porque evidencia también una descoordinación del MEJOREDU con la SEP..."

Anel Guadalupe Montero Díaz

Nunca antes, el tema de las evidencias ha tenido tanto peso en la discusión pública para la toma de decisiones. Literalmente, la calidad de los instrumentos para recabar la evidencia y su uso en consecuencia, es cuestión de vida o muerte.

El semáforo epidemiológico es un ejemplo de cómo la evidencia científica es supeditada a la agenda política “llueve, truene o relampaguee”, porque la prioridad presidencial de abrir las escuelas a toda costa debe ir acompañada del presupuesto necesario que apuntale las condiciones mínimas necesarias de operación en cada escuela.

Mientras escribo estas líneas, la Jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum declara que la Capital está en semáforo amarillo, mientras el subsecretario de prevención y promoción de la salud, Hugo López-Gatell Ramírez afirma que la CDMX pasará a semáforo rojo a partir del lunes 9 de agosto1. Esta no es la primera vez que la Secretaría de Salud Federal y el Gobierno de la Ciudad de México difieren por el nivel de emergencia sanitaria en la Capital del país. La pregunta que subyace entre ambas posturas es “¿y qué dice la evidencia?”

1. La evidencia en la escuela en el contexto de la pandemia

El pasado 19 de julio, se dio a conocer el “Taller autogestivo de evaluación diagnóstica. Ciclo escolar 2021-2022”2 propuesto por la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu)

Esta iniciativa es de vital importancia porque el anterior Sistema de Alerta Temprana (SisAT) que permitía a los colectivos docentes, zonas y sectores escolares detectar a tiempo a los alumnos en riesgo de rezago o abandono, ya no está disponible. Lo mismo sucede con ENLACE en primaria y PLANEA en secundaria que brindaban referentes para tomar decisiones sobre actualización docente, aprovechamiento escolar y áreas de oportunidad en general para la toma de decisiones a nivel micro (escuela, zona escolar y sector educativo) y macro (diseño e implementación de políticas públicas a nivel local, estatal y federal).

2. El Taller autogestivo de evaluación diagnóstica de MEJOREDU

Este taller fue presentado como parte de la información sobre la oferta de capacitación continua de la fase Intensiva del Consejo Técnico ciclo 2021-2022, enfatizando que es voluntario y lo importante es realizarlo, más que la constancia que certifica que el curso fue acreditado. Es por lo anterior, que considero oportuno realizar las siguientes precisiones

a).- El Taller se oferta únicamente para docentes, según los datos que aparecen en el portal http://www.dgadae.sep.gob.mx y sus objetivos son:

Ofrecer a los docentes una estrategia de evaluación que les permita obtener un diagnóstico de los aprendizajes de sus alumnos, al inicio del ciclo escolar, a fin de identificar los apoyos que requieren para fortalecer dichos aprendizajes durante el ciclo escolar que habrán de cursar.

Contribuir al diálogo entre las maestras y maestros con el propósito de generar estrategias para el fortalecimiento de su práctica pedagógica a nivel grupal e individual.

Aportar información al Consejo Técnico Escolar, que contribuya al análisis de las fortalezas y áreas de oportunidad detectadas, a nivel de grupo y escuela.

De acuerdo a lo anterior, no se entiende entonces el carácter “voluntario” del Taller, pues es responsabilidad de todos, no sólo de docentes y directivos sino de supervisores y jefes de sector, participar en la capacitación de los instrumentos que permitirán recabar la evidencia para la toma de decisiones de carácter técnico-pedagógicas en las escuelas, sobre todo cuando al mismo tiempo se pretende contribuir a un diálogo entre maestros para generar estrategias para el fortalecimiento de la práctica pedagógica a nivel grupal e individual. Las escuelas no son islas pedagógicas, forman parte de una red ídem, tal como se trabaja el aprendizaje entre escuelas en la tercera sesión del CTE, amén del Consejo técnico sectorizado a cargo del supervisor escolar.

Es con base en esta evidencia que las zonas escolares y sectores educativos toman decisiones y elaboran estrategias de actualización docente, gestión educativa e incluso elaboran el examen de la Olimpiada de Aprovechamiento Escolar. El taller, reitero, sólo promueve la participación de docentes y directivos, los supervisores y jefes de sector que no son considerados en el planteamiento general y tampoco en las constancias otorgadas por el Mejoredu.

Es digno de resaltar que según la información difundida por la estructura educativa de cada Entidad Federativa, la constancia de participación tendrá valor para efectos de los procesos de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (USICAMM) por lo que afirmar que “la constancia no importa” en un sistema de evaluación para maestros con el caos e incertidumbre que ha demostrado el USICAMM en los procesos de ingreso y promoción vertical y horizontal es, no solamente un despropósito, también es una afrenta a los profesionales de la educación y una regresión a los tiempos más oscuros de Carrera magisterial, donde estas “certificaciones” se otorgaban en su mayoría a discreción sin consecuencias para los responsables.

b).- El punto anterior queda aún más claro cuando analizamos el uso de resultados que propone el Taller, según el portal de la Comisión.

Realizar la Evaluación Diagnóstica para los Alumnos de Educación Básica permitirá que: El Director(a) y los docentes analicen los resultados de los alumnos en el CTE, con la finalidad de elaborar la planeación didáctica acorde con las dificultades detectadas en el diagnóstico. Para esto, contarán con el documento “Guía para el uso de los reportes y análisis de los resultados”.

El Director(a) del plantel coordine el trabajo con el colectivo docente para diseñar estrategias de reforzamiento pedagógico y dé seguimiento a las mismas como parte del trabajo colegiado en el seno del CTE. 

Los docentes de los grados evaluados determinen y ajusten sus estrategias de intervención pedagógica para que sus alumnos alcancen los aprendizajes esperados en el ciclo escolar.

Los docentes del grado antecedente al evaluado identifiquen las fortalezas y áreas de oportunidad para mejorar el aprendizaje de los alumnos en los contenidos de Lectura y Matemáticas.

Los docentes del grado siguiente al evaluado prevengan los posibles retos para lograr que sus alumnos dominen los aprendizajes esperados y el perfil de egreso al término de la Educación Básica.

Por los tiempos y modos, pareciera que el Taller de Evaluación diagnóstica llega tarde y mal, porque evidencia también una descoordinación del MEJOREDU con la SEP. No es lo mismo abordar la capacitación como información al calce en la Fase Intensiva del CTE que coordinar esfuerzos desde la 8ª sesión (por ejemplo) para preparar a la estructura educativa en la utilización del instrumento que parece suplir a todos los demás que habíamos considerado hasta la fecha.

3. Evaluar para aprender

Al carácter “voluntario” del Taller, se suma el hecho de que diferentes instrumentos de evaluación no pueden utilizarse por las zonas y sectores para la toma de decisiones. Si cada grupo, escuela o zona escolar evalúa con distintos instrumentos, se diluye la posibilidad de crear estrategias eficientes para apuntalar los esfuerzos de los docentes en el aula.

En el Plan 2011, el principio pedagógico 73, Evaluar para Aprender establece que:

“Los juicios sobre los aprendizajes logrados durante el proceso de evaluación buscan que estudiantes, docentes, madres y padres de familia o tutores, autoridades escolares y educativas, en sus distintos niveles, tomen decisiones que permitan mejorar el desempeño de los estudiantes. Por tanto, en la Educación Básica el enfoque formativo deberá prevalecer en todas las acciones de evaluación que se realicen”.

Por lo tanto, se deben establecer acuerdos y consensos desde la Secretaría de Educación Pública para la aplicación del instrumento de evaluación diagnóstica en las escuelas, por lo que cabe entonces preguntarse: ¿Cómo recabará la SEP la información sobre rezago y/o abandono si el instrumento que difunde a través del MEJOREDU es voluntario?

Para reflexionar. Sin duda.


1  https://www.elsoldemexico.com.mx/metropoli/cdmx/cdmx-retrocede-a-semaforo-rojo-por-covid-19-7054099.html

2  http://www.dgadae.sep.gob.mx

3  https://nivelacionplandeestudio2011.files.wordpress.com/2011/09/principios-pedagc3b3gicos-que-sustentan-el-plan-de-estudiso-peb2011.pdf

Back to Top