¿Quién examina a la @USICAMM_OFICIAL?

"Las carreras sindicales, políticas, académicas y periodísticas que se han construido a la sombra de la lucha magisterial no necesariamente comparten la agenda docente..."

Anel Guadalupe Montero Díaz

“En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado”

Jorge Luis Borges

¿Ante quién rinde cuentas la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros en México? ¿Qué instancia valida o certifica la calidad y pertinencia de los instrumentos de evaluación? ¿Cómo/quién(es)/con qué criterios califican las respuestas a las preguntas abiertas?

Las respuestas a estas preguntas no son datos menores, pues el reclamo de pertinencia social de las herramientas e instrumentos de evaluación en la pasada administración fue una justa bandera que enarbolaron académicos, líderes sindicales y disidentes que hoy, entronizados por el aplauso o premiados con puestos clave en el gobierno y la Secretaría de Educación, guardan silencio ante la discrecionalidad con la que ha operado la USICAMM desde la promulgación de las Leyes Secundarias de la Reforma Educativa de 2019.

Se puede elaborar un manual de ineptitud, falta de seriedad y operatividad institucional, con las fallas de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, pero este artículo solo abordará aquellos puntos que considera relevantes para poder comprender el fenómeno y ser capaces de elaborar propuestas para resolver el entuerto.

1.- Ni fifís ni chairos. Sólo Maestros

 Hay demasiado en juego para que nos rindamos a la política de la polarización

Brad Henry

Desde hace miles de años, la promesa bíblica de separar el trigo de la cizaña reta al hombre a la hora de discernir hechos de suposiciones, identificar un ataque de una crítica o ponderar un argumento de una consigna o un panfleto.

No es fácil. En estos tiempos de polarización, el diálogo y el debate son fácilmente contaminados con la ideología, las filias y las fobias políticas y las creencias personales.

Sirva lo anterior para recordar que en el contexto de la Reforma Educativa de 2013, sólo dos actores fueron escuchados: el ruido desmesurado de la CNTE y el silencio estruendoso del SNTE. En medio, estaban los docentes que vieron una gran oportunidad de ingreso y promoción en el Sistema Educativo Nacional al margen de la grilla sindical, pero sus voces no fueron escuchados en esta nueva administración, porque la CNTE y el SNTE acapararon -como siempre- la interlocución, la negociación y las cámaras de diputados y senadores.

Hoy se repite el fenómeno, para desventaja de los profesionales de la educación. La polarización en el país ha cobrado su primera víctima gremial: los profesores.

Esa es la lección que no hemos aprendido todavía los maestros. El gremio docente no debería tener partido, agenda partidista o “líderes” sindicales, académicos o periodísticos por encima del beneficio colectivo. Nuestra prioridad debe ser la mejora de las condiciones de trabajo, salarios y oportunidades para progresar y ser felices antes que cualquier otra cosa.

Un maestro bien formado está al margen de la grilla que descalifica el peso del argumento con los adjetivos “chairo”, “fifí” o “mafia del poder”, porque sabe lo que afecta o beneficia a él mismo y a sus compañeros al margen de esas pequeñeces ¿o no hemos aprendido todavía que para los líderes sindicales, partidistas y funcionarios de turno, no somos profesionales de la educación, sino votos cautivos y borregos de relleno en mítines de unos y otros? Ojalá que si. Las lecciones han sido muy duras.

Las carreras sindicales, políticas, académicas y periodísticas que se han construido a la sombra de la lucha magisterial no necesariamente comparten la agenda docente, pero sí el discurso que acaparan cada vez que quieren llevar agua a su molino, considerando a los docentes como víctimas o victimarios, pero jamás como sujetos profesionales de la educación. Eso es un hecho.

2.- Falsas continuidades e inexistentes rupturas

No me pidas que respete el resultado de un proceso que no respetaste”

Revolución Conciencia

Valga lo anterior para ponderar los procesos e instrumentos de evaluación de las Reformas Educativas de 2013 y 2019 como quien chapea un terreno para encontrar la claridad.

Hay docentes que afirman que “la evaluación de hoy es mejor que la de antes”. Eso es una consigna, no un argumento, porque la evidencia demuestra que:

a).- Los procesos e instrumentos de evaluación de 2013 sufrieron ajustes sobre la marcha para adecuar los mismos al reclamo de pertinencia social que hicieron académicos que hoy perdieron la voz, el valor y la congruencia ¿no les interesaba la mejora magisterial? Evidentemente sí, pero les interesa más la mejora del ego propio. Faltaba más.

b).- Los procesos e instrumentos de evaluación de 2019 no corresponden a las propias reglas que la USICAMM estableció para las tareas a su cargo. El reclamo generalizado en estas evaluaciones es que los reactivos tenían poco o nada que ver con la bibliografía, mientras la pregunta “¿quién diseñó estos exámenes?” sigue en el aire. Probablemente la respuesta a la misma beneficiaría la demanda por explotación laboral del becario que tuvo la comisión, a la SEP.

c).- Los exámenes y evaluaciones de la Reforma de 2013 eran, al mismo tiempo, procesos formativos donde la argumentación partía del análisis del contexto real de los docentes, contrastada o confirmada la realidad con la bibliografía propuesta y la que formaba parte del acervo de cada docente. Los exámenes y evaluaciones de la Reforma de 2019 parten de conceptos memorísticos que, por si fuera poco, no corresponden a la bibliografía propuestas.

Los reactivos del instrumento de la Reforma de 2019, están diseñados para confundir y entorpecer al sustentante, su finalidad no parece ser conocer realmente si el profesor sabe la respuesta, sino que elija la opción errónea porque las opciones son textuales, con puntos y comas. Inapelables, según ellos. Por eso cabe la pregunta ¿quién evalúa los procesos e instrumentos de la USICAMM?

d).- Las fallas y atrasos en la plataforma de la extinta Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD), hoy son pecata minuta frente a la insultantemente ineficiente (con horario de 9 am a 18:00 pm) página de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (USICAMM).

A la hora de presentar examen, la plataforma de 2013 permitía adelantar, regresar y marcar reactivos para eficientizar la experiencia docente. La “plataforma” de 2019 es más parecida a un formulario de google chafa, pues no solamente no permite que el sustentante regrese a reflexionar sobre los reactivos, sino que no deja avanzar si no hay una respuesta inmediata. Por eso, ante el “argumento” de que “los docentes estaban cómodamente instalados en su casa, respondiendo el examen en pijama”, basta conocer la experiencia de maestros sin agenda política, sindical o académica que dan testimonio de la pesadilla.

e).- ¿Y qué decir del discurso que afirma que “es que las personas que estaban en la anterior CNSPD son las mismas que manejan la USICAMM” para después soltar un discurso mareador sobre “la continuidad de las reformas neoliberales”?

Si nos fijamos bien, en el fondo pugnan por que esas personas sean despedidas y tienen tanta necesidad como los maestros o cual más de tener un trabajo digno ¿en serio culpamos a los trabajadores de mandos medios de hacer exactamente lo que les ordenan? ¿ellos prometieron “el cambio”? Son empleados, no políticos.

Y son los mismos alfiles sindicales y académicos que afirman “(…) siento a la maestra Delfina como alguien cálida y cercana porque es maestra” y siguen mintiendo por agenda al manifestar contra toda evidencia “¿quién mejor que Adela Piña para mejorar la ley que ella promovió?” Eso es agenda, no argumento. Es consigna engañabobos y es el aval que los maestros de a de veras damos a estos dislates lo que nos tiene en este punto del desastre.

3.- ¡No muevan la portería! Enfoque es el nombre del juego

“Mi hijo reprobó 3 materias, pero no lo voy a regañar, porque de los errores se aprende”

Ninguna mamá. Nunca. Jamás

Mientras escribo estas líneas, titulares de ocho columnas sentencian: “SEP cancela resultados de examen, 5 mil 787 maestros copiaron”, “hay evidencia de comportamientos atípicos por parte de maestros que participaron en la evaluación”

¿En qué momento permitimos que el debate público se centrara en este tema y no en el desastroso instrumento de evaluación, en la ineficientísima plataforma de la USICAMM, en que la Licenciatura vale 0 puntos, en que para tener 40 puntos en el rubro de “antigüedad” los maestros deben comprobar 59 años de servicio en la promoción horizontal, en la fuente de estrés y frustración constante que es la USICAMM para el gremio docente y la burla que es la promoción de la salud socioemocional de los mismos por parte de la maestra Delfina Gómez en cada sesión ordinaria de Consejo Técnico Escolar?

Con profesionalismo y apego a la ley, lo correcto es que la SEP determine cada caso y entable una investigación por la vía jurídica dando a cada sustentante el derecho a defenderse, porque hasta en Nuremberg los criminales de guerra tuvieron esa posibilidad.

Sin embargo, en el juego mediático de desinformación, hoy la noticia de que Gertz Manero cometió plagio es casi tan importante como la de que hay 5 mil profes copiones ¿no es más productivo y digno de una sociedad democrática investigar cómo trabajan el CONACYT y la USICAMM? ¿no es parte del compromiso establecido por este gobierno promover la justicia a través de la mejora de sus Instituciones? Podemos comenzar con estas dos. Sin duda.

¿Usted qué opina, estimado lector?

Back to Top