Esperanza Vega Soto

Y no podía ser de otra manera, han  recibido auto de libertad los 11  detenidos  después de la marcha del 20 de noviembre porque los delitos que se les imputaban no pudieron  sostenerse.

Es muy triste comprobar cada día que  estamos gobernados por  personas que no tienen la inteligencia, por lo menos, para  integrar su equipo de colaboradores con personas que  conozcan el oficio y a partir de eso, tengan la humildad de dejarse asesorar, no de contratar marionetas que  se muevan  «pensando» en «quedar bien» con quien los contrató; aunque con esto en lugar de ayudarle lo perjudiquen.

Desde el primer día del  mandato   de Peña Nieto,  quedó demostrada la violencia que se ejercería contra quien  manifestara su inconformidad por el regreso del PRI  (¿ o RIP ?…. por aquello de tanto muerto)…Un respetuoso recuerdo para el Director de cine que después de permanecer en coma por varios meses finalmente murió gracias a  los asesinos a sueldo del gobierno. Hasta hace poco tiempo el mundo no veía las atrocidades que se cometían en nuestro país  y la prensa extranjera se deshacía en elogios  para quien tal vez creían  un buen gobernante, afortunadamente   eso ya pasó, ahora el mundo vive pendiente de lo que nos sucede ¡Gracias a Dios!  porque es a lo único que le temen nuestros gobernantes abusivos. Como los esposos golpeadores,  al exterior son unos amantísimos esposos y padres,  de la puerta hacia adentro la familia padece un infierno… así vivimos los mexicanos.

Los asesinatos de Tlatlaya  por miembros del ejército  y la infamia de Ayotzinapa  han abierto  los ojos a los países y organismos  internacionales; además de haber sacudido la conciencia   de los mexicanos ante   la necesidad   de solidarizarnos  para  enfrentar    el abuso de autoridad, el tráfico de influencias, la impunidad y la simulación   de la clase gobernante.

 El 29 de noviembre fue un  gran día para todos los mexicanos, no solo para los 11 encarcelados  y sus familias,  la  liberación de los 8   y las tres mujeres llevados a penales de alta seguridad  por haber participado en una marcha pacífica, es producto de la presión social  y la mirada y opinión  internacional         que  obligó a  quienes pretendían  utilizarlos para aterrorizar a quienes osan manifestarse, acusándolos de  crímenes tan  descabellados, pero como se dice popularmente «les salió el tiro por la culata» ya que lo único que   lograron  colocar  al gobierno mexicano en un  ridículo  de dimensiones internacionales.

En este sentido también fueron muy importantes las evidencias grabadas  por quienes fueron insultados por los policías, gracias a la tecnología ya nada podrá   borrarse u ocultarse como antes… mientras la policía no decomise los aparatos… esta pequeña gran victoria nos debe  dar la fortaleza para   seguir señalando los errores y atrocidades de los gobiernos de cada rincón del país y para que a través de los medios a nuestro alcance   hagamos un llamado a la lucha pacífica por el respeto a nuestros derechos, a la defensa de nuestra integridad personal y  de toda la población,  para que demos a conocer las condiciones de marginación  en que viven  algunos o muchos  ciudadanos de nuestro entorno, para que difundamos la información  de interés general que llegue a nuestras manos, en una palabra , que a partir de hoy  sintamos que la unión hace la fuerza y nos mantengamos unidos para enfrentar  el mal gobierno, además de hacer del conocimiento  público que no estamos dispuestos a seguir aguantando; así,  hasta hacerlos retroceder en sus arbitrariedades y que le bajen unas rayitas a su prepotencia, soberbia y falta de humanismo; recordemos aquello de que » el abusivo abusa hasta que el cobarde quiere», ya lo demostraron las autodefensas de algunos  lugares  y  muchos grupos indígenas , casi analfabetas nos han puesto el ejemplo.

 El llamado a vestir de negro este primero de diciembre  lo entiendo como una forma de  dar por muerto al miedo, a la apatía , a la falta de solidaridad con quienes se han visto mayormente afectados durante  todos estos años, al pensamiento egoísta de que  si algunos tenemos   lo estrictamente necesario para sobrevivir  dejemos pasar  las arbitrariedades que se cometen contra los  dueños de la tierra para otorgar  concesiones mineras a los extranjeros.

Vestidos de negro o no  inscribamos un RIP  en la tumba de la mezquindad.

Back to Top