Delfina Gómez: un año de tropiezos

"Estoy convencido que su gestión al frente de la SEP es un desastre y no veo cómo pueda corregir el rumbo en lo que resta de sexenio."

Comparte la nota:

Este 15 de febrero de 2022 se cumplió un año de la llegada de Delfina Gómez a la titularidad de la Secretaría de Educación Pública.

En ese entonces estaba convencido de que su nombramiento fue un acierto del Presidente López Obrador.  ¿La razón? Como he advertido en otras ocasiones, de Delfina Gómez podemos cuestionar el tiempo que dejó las aulas escolares para dedicarse de manera legítima a la política, pero no podemos dudar que conoce el sistema educativo pues ejerció la docencia y sabe qué se vive en las aulas escolares.

Sin embargo hoy mi percepción es otra.  Pienso que a un año de su nombramiento y con base a su desempeño, su gestión al frente de la SEP es un desastre y lo peor de todo es que no veo cómo pueda corregir el rumbo en lo que resta de sexenio.

Con la pena pero en Delfina Gómez se cumple aquello de que ser Maestro no es garantía de ser buen Secretario de Educación. Y para muestra, algunos de sus yerros:

Errática comunicación con los docentes

Fue en el quinto mensaje a los Consejos Técnicos Escolares del ciclo escolar 2020-2021 (el primero para ella) donde afirmó que estaría cerca «de su magisterio», y que pondría en marcha una página web para mantener comunicación con ellos.  Nada de eso pasó.

Además, su actividad en redes sociales es gris y no va más allá de retuits, recordar algunas que otras fechas célebres o presumir cercanía con el Presidente López Obrador.  No más.

Me resulta increíble que Delfina Gómez no entienda los puentes de comunicación que hoy ofrecen las redes sociales. No comprende que maestras y maestros están participando abiertamente en ellas.

Pienso que es inverosímil que una Maestra de profesión haya fracasado en la forma de conectar con el magisterio. En este aspecto Esteban Moctezuma lo hizo mejor.

Me pregunto, ¿cómo es posible que Delfina Gómez, de abolengo magisterial, esté desperdiciando la oportunidad de consolidar una SEP más cercana al magisterio?

Incertidumbre en el regreso a clases presenciales

Si bien Delfina Gómez se sacó la rifa del tigre con el regreso a clases presenciales, esto no justifica que cometa torpeza tras torpeza.

Y es que en medio de tanta incertidumbre por la pandemia de Covid-19, la básico que requieren las comunidades escolares es, mensajes claros desde la Secretaría de Educación.  Por el contrario, Delfina Gómez hizo de este proceso una ensalada de dudas.

Dos ejemplos.  El primero sobre si las clases presenciales eran obligatorias tanto para maestros como para alumnos.

Y es que Delfina Gómez aseguró durante un diálogo que tuvo con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), que las clases presenciales eran voluntarias sólo para los estudiantes, no así para los docentes.

Sin embargo, la declaración de la titular de la SEP se topó con la autoridad de Palacio Nacional ya que el Presidente López Obrador aseguró que no se iba a obligar a nadie a las clases presenciales. ¡Sí, a nadie!

El problema fue que, pese a los dichos del Presidente, autoridades educativas ejercieron algunas medidas de presión hacia los maestros para que regresaran a la aulas escolares.

En este aspecto quedó muy claro que el Presidente apostó por lo «políticamente correcto» con el magisterio, pero evidenció a Delfina Gómez como incapaz de comunicar de manera efectiva.

Y segundo, la carta compromiso de corresponsabilidad de triste memoria.

Hay que precisar que ese documento tuvo origen en la gestión de Estaban Moctezuma.  Sin embargo, Delfina Gómez tuvo que cargar con el costo de la descalabrada que le propinó el Presidente López Obrador quien aseguró en la conferencia mañanera del 17 de agosto de 2021, que en la SEP todavía hay que enfrentar concepciones burocráticas y autoritarias.

Acerca de la carta, también no es obligatoria. Si van los niños y no llevan la carta, no le hace. Es que nosotros todavía aquí tenemos que enfrentar esta concepción burocrática y autoritaria que se heredó del periodo neoliberal”, dijo AMLO.

Este tropiezo de Delfina Gómez no fue otra cosa que la consecuencia de «nadar de a muertito», de no tener más estrategia que la que dejó Esteban Moctezuma en el escritorio principal de la SEP tras su partida como Embajador.

Sus mensajes a los Consejos Técnicos Escolares no dan para más

Alguien le tiene que decir a Delfina Gómez que sus mensajes a los Consejos Técnicos Escolares ya no dan para más, no son útiles, carecen de contenido, son grises, están vacíos…¡ya no sirven!

Porque igual que la carta compromiso, Delfina Gómez está cargando con el costo de su falta de liderazgo e innovación, por ese empeño de mantener la gestión de la SEP en la ruta que trazó Esteban Moctezuma, ya que los mensajes a los Consejos Técnicos Escolares funcionaron en su momento con él, pero ya no funcionan con ella.

¿Lo entenderá?

Delfina lejos del magisterio, pero cercana al SNTE

Nadie le reprocharía a Delfina Gómez su cercanía al SNTE.  Al final de cuentas es el Sindicato que tiene el contrato colectivo de los trabajadores de la educación del País, sin embargo, en materia de relación sindical ¿qué diferencia hay de la SEP de Delfina a la de sexenio anteriores? Para mí es igual.  Permanece esa relación de cómplices.

Y para muestra hay que ver cómo desde la SEP se llamó a clases presenciales sin un plan consistente y a la par el SNTE asegurando que era tiempo de abrir las escuelas.

Corrupción y silencio

Sea quizás el más grave de sus tropiezos el caso de la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) ratificando la multa de 4.9 millones de pesos a Morena por el caso de los «diezmos» que descontó a trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco cuando fue Presidenta Municipal.

Hasta el día de hoy, Delfina Gómez ha mantenido absoluto y sepulcral silencio sobre este caso.  ¿Apuesta a la desmemoria?

Este episodio fue pólvora para la oposición que no vaciló en demandar su renuncia.  Y por la gravedad del caso, callar no es opción y menos para quien está al frente de la SEP.

Todavía puede dar la cara.  Que aclare lo que tenga que aclarar y de paso, deje cabal constancia de la honestidad y congruencia que le atribuye el Presidente López Obrador.

Hasta el momento su silencio dice mucho.

Plan de estudios 2022  

Desde el pasado 31 de enero iniciaron una serie de Asambleas de análisis del plan y los programas de estudio para el diseño de los Libros de Texto Gratuitos para la Educación Básica, las cuales concluirán el próximo 25 de marzo.  Serán en total 32 Asambleas.  Una por cada Entidad del País.

Pienso que Delfina Gómez podrá decir lo que quiera.  Que previo a dichas Asambleas se realizaron mil 423 reuniones de las se generaron siete documentos rectores y 119 documentos de trabajo.  La verdad sea dicha:  hay prisa evidente en la construcción de los planes y programas de estudio.

Como recordarán, el pasado 29 de enero, Delfina Gómez participó en la VIII Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).  Ahí, ante Senadores de su partido, informó sobre los avances en la elaboración de los nuevos libros de texto y  Planes y Programas de Estudio 2022 y que, dos días después, iniciarían las señaladas Asambleas para escuchar diversas voces, especialmente la de los maestros para que “se reajuste lo que se tenga que reajustar.

Asombra, de verdad, el nivel de simulación de la SEP que encabeza Delfina Gómez en este proceso.
A mi juicio nada diferente de lo que hacían Chuayffet y Nuño para presumir que escuchaban la voz del magisterio.

Al igual que Delfina Gómez, el señor Marx Arriaga podrá pontificar lo que quiera, que las Asambleas son «un recorrido de democracia participativa«, que se recogen las propuestas de las y los maestros para darle alma y espíritu a los documentos rectores, que se construirá un currículo inclusivo, intercultural, con igualdad de género,  que promueva la lectura y escritura, así como a la educación estética y la vida saludable y bla, bla, bla y más bla, bla. ¡Que no joda!  Aquí lo que tenemos es un proceso frívolo de líderes sindicales en primera fila, de discursos vacíos anti neoliberales y de maestros como espectadores.

El comentario aparte:

Vaya que hizo ruido la Maestra Elba Esther Gordillo Morales con su boda.  Pero no sólo eso.  También el anuncio de que una vez que termine de disfrutar su matrimonio, regresará a la vida política del País.   Y lo hará seguramente como opositora al Gobierno de López Obrador.

TEMÁTICAS: OPINIÓN