En Veracruz, la evaluación sigue

 

En Veracruz, los profesores tendrían que esperar la aplicación de los procesos de evaluación para ingreso, promoción y permanencia en educación. Los deben esperar porque esos procesos fueron suspendidos por la Secretaría de Educación Pública y no por la Secretaría de Educación de Veracruz; es decir, cuando menos, la convocatoria para el proceso de ingreso al servicio magisterial sigue vigente en Veracruz porque más de 12 mil profesores respondieron al llamado de una convocatoria emitida por la SEV y no de la SEP.

Para que en Veracruz los procesos de evaluación para ingreso, promoción y permanencia se detuvieran tendría que pronunciarse en ese sentido la SEV, pero hasta este domingo no lo había hecho; por lo tanto, los procesos continúan. El problema legal que se derivaría de la suspensión de los mencionados procesos no es sencillo. Se entiende que los trabajadores de la educación que dependen del estado son quienes cotizan en el IPE, pero también lo son los que cotizan en el ISSSTE; es decir, los afiliados a la Sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, porque dependen de la SEV. Desde 1992, según la Ley de Coordinación Fiscal y los acuerdos firmados entre el SNTE, el gobierno federal y los gobiernos estatales, los profesores de educación básica son estatales, excepto, naturalmente, los del Distrito Federal. La misma Ley de Coordinación Fiscal en su modificación de octubre de 2014 refiere que se centraliza la nómina y que la Secretaría de Hacienda, por medio de la SEP, paga los salarios de los trabajadores de todos los estados pero a través de la entidad pública encargada de la educación en cada estado sin quitarle su categoría de patrón, por lo tanto, el patrón de los trabajadores de educación básica en Veracruz es la SEV.

En Veracruz, hay, pues 12 mil aspirantes a ocupar una de las 254 plazas docentes que oferta la SEV mediante elConcurso Nacional para el Otorgamiento de Plazas Docentes 2015-2016. A ninguno de ellos se le podría decir así, nada más, que la SEP suspendió los procesos de evaluación para ingreso, promoción y permanencia en educación porque ellos no respondieron a una convocatoria de la SEP, sino de la SEV. Legalmente, se les debe aplicar la evaluación para el ingreso al servicio profesional docente, son 12 mil aspirantes que se inscribieron bajo una convocatoria estatal, con lineamientos y criterios establecidos en la ley federal, pero bajo un patrón que es la SEV.

Todavía más: quienes solicitaron presentar examen para ingresar al servicio profesional docente como respuesta a la convocatoria de la SEV esperan su fecha de examen el 9 de junio. A los 12 mil aspirantes se les entregó un documento de preinscripción en el cual se establece que el 9 de junio deben ingresar a la página del Servicio Profesional Docente el 9 de junio para saber en qué lugar, qué día y qué hora deberán presentarse para su evaluación. ¿Qué sucedería si hubiera un incumplimiento por parte de la SEV y alguno o muchos de ellos se ampararan ante un incumplimiento?. La situación legal para los profesores de Veracruz, pues, no es sencilla.

Ante la suspensión de los mencionados procesos de evaluación, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (una expresión al interior del SNTE) se ufana de que es un logro de la misma coordinadora, pero en el fondo la suspensión de los procesos de evaluación podría considerarse que es producto de la presión ejercida por el SNTE ante la virtual pérdida de miles de plazas en el país. En Veracruz suman unas 500 en total, 254 de nuevo ingreso y 200 más, aproximadamente, que se otorgan por ascensos. De no otorgarse estas plazas por medio de una evaluación de ingreso tendrían que otorgarse a propuesta del SNTE. Por ello el SNTE no se ha pronunciado acerca de la suspensión de los procesos de evaluación, por ello ha permanecido callado.

A ese silencio, se le suma la SEV, que seguramente anunciará la continuación de la aplicación de los mencionados procesos de evaluación después del 7 de junio.

 

e-mail: desdelaesquina@hotmail.com