Un Secretario de Educación no debe ser candidato

¿Es mucho pedir que un funcionario que está al frente de la SEP termine su periodo y concluya los procesos que demanda la agenda educativa?

En octubre del año pasado, un servidor escribió un texto que llevaba el título que hoy no ocupa en el presente artículo. Y lo escribí, porque en ese tiempo se especulaba que Esteban Moctezuma Barragán podría ser el candidato a gobernador por parte de Morena en San Luis Potosí. En público, el entonces Secretario de Educación negaba que sus intenciones se orientaran hacia ese propósito, pero detrás de él –se decía- su candidatura era respaldada y empujada por Ricardo Salinas Pliego. Al final del día –como es de dominio público-, ni Moctezuma terminó como candidato, ni Morena se alzó con la victoria en el estado potosino. Lo que sí ocurrió, es que Moctezuma dejó la Secretaría –como era su intención- y ahora funge como Embajador de México en Washington.

Su lugar lo ocupó –como también es de dominio público-, la maestra Delfina Gómez. Y ante los hechos ocurridos recientemente, he de refrendar lo que en su momento escribí: un Secretario de Educación Pública no debe ser candidato. Me explico: hace unos días, el INE multó a Morena con 4 millones 529 mil 225.06 pesos debido a que la hoy Secretaria de Educación no reportó unos ingresos para su campaña del 2015 cuando competía para ser diputada federal. Los ingresos no reportados, a decir de los que promovieron la queja (el PAN), provenían de unos supuestos moches que se les descontaron a los empleados del municipio de Texcoco –del cual, Delfina Gómez fue presidente municipal-. La queja de los panistas fue en el 2017, pero el tema se vuelve a traer al presente. Y la oposición –tal como ha ocurrido en todo este tiempo de gobierno del presidente López Obrador- configuró un escándalo mediático –del cual se colgó hasta el propio Felipe Calderón-, que hasta llegaron a demandar la renuncia de la Secretaria de Educación.

Ante tal condición, el presidente López Obrador hizo referencia al caso en la mañanera del 8 de septiembre. Y fiel a su estilo, le puso el “contexto al texto”, y señaló que las acusaciones hacia la maestra Delfina se debían a que los adversarios “ya la estaban observando como candidata”, luego de que en el 2023 hay elecciones para gobernador en el Estado de México. (El Financiero, 8 de septiembre del 2021). Esta expresión del presidente representa una “defensa de la maestra Delfina”; pero al mismo tiempo sitúa en perspectiva lo que podría ocurrir en la Secretaría de Educación Pública de aquí a que se lleguen los tiempos políticos en el Estado de México. ¿Veremos renunciar a la maestra Delfina para irse como candidata a gobernadora por Morena? Si fuese así, la estancia de la maestra Delfina al frente de la SEP sería en lo que resta del 2021 y todo el 2022, y a principios del 2023 estaría dejando el cargo para irse como candidata. ¿Es posible ese escenario? Por supuesto que sí. Es una de las aspirantes más fuertes al interior de Morena, para el Estado de México.

Sin embargo, la educación transita por otros rieles. Y en caso de que se presente un escenario como el que se indica en el párrafo anterior, sería del todo desfavorable. ¿Por qué? Porque significaría –en términos reales- que no terminaría por “consolidarse” la reforma educativa del 2019 y mucho menos lo que en su momento se denominó como la “Nueva Escuela Mexicana”. Y es aquí donde se instala lo que señalamos al inicio del artículo: un Secretario de Educación Pública no debe ser candidato. ¿Por qué? Porque se termina imponiendo la agenda política del funcionario a la agenda educativa que debe de atender. Y no se avanza.

Y retomo lo que en su momento escribí en referencia a Esteban Moctezuma: “En lo personal, espero que el titular de la SEP se mantenga en su posición –como titular de la SEP- y no renuncie a su cargo. La reforma educativa, aún no concluye, falta su implementación. Proceso que actualmente está detenido, debido a la irrupción de la pandemia; por lo tanto, todavía se tiene una responsabilidad sustantiva”. Y proseguía: “No se puede dejar ‘en el aire’, un proceso como el que nos ocupa (…). Sería desastroso que al proyecto de la Nueva Escuela Mexicana le ocurriera lo mismo que ocurrió con el proyecto de la reforma educativa de Peña Nieto, o el proyecto de la Modernización Educativa –de Salinas de Gortari-”. Y concluía con lo siguiente: “…a los mexicanos nos ha costado bastante no tener al frente de la SEP a otro Jaime Torres Bodet. No lo hemos replicado. Pero si no tenemos a un Bodet al frente, por lo menos que quien esté a cargo de esta importantísima Secretaría, no sea un político que esté pensando en la próxima elección. Y culmine –vaya cosa- los procesos educativos que le corresponden en el periodo de gobierno. ¿Es mucho pedir?”. (Revista Espejo, 4 de octubre del 2020).

El texto que se expone en el párrafo anterior, fue publicado el 4 de octubre del 2020, y siguen siendo vigentes cada una de las líneas que acabo de transcribir. Si Moctezuma Barragán no se mantuvo al frente de la SEP –por las circunstancias que él solamente sabe-, uno esperaría que la maestra Delfina se mantenga al frente y concluya los procesos que aún están pendientes. Y no salga a principios del 2023 con que renuncia para irse de candidata a gobernadora por Morena en el Estado de México. Si eso ocurre, la agenda educativa sería una de las grandes promesas incumplidas en el gobierno del presidente López Obrador, porque el que sustituyera a la maestra Delfina vendría a administrar solamente el último tramo de un sexenio que ya estaría acabando.

Termino con lo siguiente: cuando el presidente López Obrador habla de la agenda educativa, se remite a señalar que en su gobierno se derogó la “mal llamada reforma educativa de Peña Nieto”, y con eso da la impresión de que su gobierno ya cumplió con la educación; pero aprobar una reforma es el primer paso, falta implementarla. Y en ese plano, hasta este momento, resta bastante por hacer. Aunado a los retos que se sumaron con la irrupción de la pandemia.

Entiendo que la educación no transita por las mismas vías de la política; pero vuelvo a reiterar: ¿es mucho pedir que un funcionario que está al frente de la SEP termine su periodo y concluya los procesos que demanda la agenda educativa?

En serio, ¿es mucho pedir?

Fuentes documentales:

El Financiero; (2021), “A delfina ya la ven de candidata al EdoMex”. Recuperado de: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2021/09/08/a-delfina-ya-la-ven-de-candidata-al-edomex-dice-amlo-sobre-multa-del-ine-por-diezmos/

Ibarra López, Fidel; (2020), “Un Secretario de Educación no debe ser candidato”, Revista Espejo. Recuperado de: https://revistaespejo.com/reflexiones/un-secretario-de-educacion-no-debe-ser-candidato/

Para comentarios:

Correo: fidelibarralopez@gmail.com

Fidel Ibarra López

Investigador titular del Centro de Investigación e Innovación Educativa del Sistema Educativo Valladolid (CIINSEV)
Back to Top

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. %privacy_policy%

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.