Todos somos el Profe Tilo


Hace unos días circuló un video en el que un profesor mexicano de Monterrey llamado Bautilio Lorenzo de 68 años, quién imparte la materia Desarrollo de Proyectos de Análisis de Datos quién se disponía a impartir su última clase del semestre de Ingeniería Biomédica e Industrial de Sistemas de Tec21, mejor conocido como “el Profe Tilo” y su grupo de estudiantes, se volvieron virales por las 40,000 reproducciones que lleva su video de Tik Tok, en el que se observa y escucha un fenómeno que rebasa toda capacidad académica y toda planeación didáctica. 

Me refiero al sensible impacto que causa una palabra bien expresada, una sonrisa cariñosa, el efecto que produce la empatía en los alumnos de un maestro que a través de la virtualidad sigue tocando almas, mentes y corazones; el impactante impulso que la Magia del Amor genera en alumnos agradecidos que desean mostrarle a su maestro cuanto le agradecen lo que día con día hace por ellos; la fuerza que genera un simple ¡GRACIAS MAESTRO! de parte de un grupo selecto de corazones que palpitan a un mismo ritmo y en un solo impulso generador.

Y se ha vuelto viral por los corazones que ha tocado y la visión de humanidad y cariño que genera ver a un grupo de jóvenes apagar sus cámaras para sorprender a su Profe Tilo y luego irlas prendiendo una a una para develar carteles de agradecimiento a la labor y vocación de su maestro que desde el comedor de su casa los observa asombrado y maravillado y termina llorando agradecido ante las muestras de amor desinteresado de sus pupilos que lo abrazan a la distancia con estas frases motivacionales de amor y bondad.

Y es por eso, que reitero que todos los que nos dedicamos a la docencia, somos un poco como el Profe Tilo; pues nuestra colaboración honesta y loable a la educación de nuestros alumnos nos hace coincidir con esas miradas cariñosas y agradecidas de nuestros estudiantes; la entrega de sus trabajos y tareas nos permite saber que vamos por buen camino; las respuestas bien estructuradas que nos mandan por Classroom nos hace saber que la brújula apunta en buena dirección; el agradecimiento de los padres de familia que si hacen equipo con nosotros nos reitera que hablamos el mismo idioma y en general la retroalimentación cotidiana nos hace saber que nuestras fatigas y esfuerzos valen la pena pues sabemos al igual que el entrañable Profesor Tilo que nuestros alumnos nos dan las gracias desinteresadas por nuestra labor y vocación, loable y valiente en estos tiempos pandémicos.

Así pues:

¡Gracias Profe Tilo!

¡Gracias maestros!

Por si acaso no se los han dicho.


Correo Electrónico: paty_escobedo@hotmail.com

Facebook: El espacio de Miss Paty

Twitter e Instagram: @paty_escobedo


Zona de debate