SNTE en NL: 30 mil a cero

"Un conjunto de irregularidades y excesos concluyó en que la elección del SNTE en la Sección 21 de Nuevo León sólo se registró una planilla..."

POR: Wenceslao Vargas Márquez

Según lo publicó en sus redes sociales, agradeciendo entusiasmado, el profesor de Tamaulipas Patrocinio Dávila López fue nombrado, en Monterrey, presidente de la Asamblea Delegacional Electiva (casilla) número 481 con sede en El Carmen, Nuevo León, para actuar en las elecciones de la nueva dirigencia de la Sección 21 del SNTE.

En un tuit agradece la confianza al maestro José Rigoberto Guevara Vázquez, secretario general de la Sección 30, que fue quien lo propuso desde Tamaulipas. No está previsto que quien le otorga el cargo a Dávila, el maestro Alfonso Cepeda Salas, despache y firme en Monterrey, sino en la Ciudad de México, sede del sindicato, pero a pesar de ello en esa ciudad firma el líder del SNTE la acreditación al orgulloso maestro Patrocinio.

La norma vigente, que es el Reglamento para la elección de directiva seccionales, ya tiene dos años de redactada y prevé que se desplace a “la ciudad sede de la sección”, en este caso Monterrey, el Comité Nacional Electoral, no el secretario general del Comité Ejecutivo Nacional, Cepeda Salas. Este apunte rescata este detalle de la acreditación porque se relaciona con otro punto fundamental en el desaseado proceso electoral de las secciones del SNTE. Es el que tiene qué ver con la existencia o no de la Presidencia del SNTE, cargo del que se ha dicho que desapareció.

En noviembre de 2018, cuando Juan Díaz dejó el cargo, los medios consignaron que era una medida transitoria para que después se reocupara la Presidencia del SNTE. Luego de esto en el SNTE se corrió la falsa especie de que la Presidencia había desparecido. Esto se hacía para que la maestra Elba Esther Gordillo no pudiese reclamar un cargo declarado inexistente. Falso, porque la única instancia que puede desaparecerlo es un congreso nacional vía reforma estatutaria, y este congreso no se ha reunido.

Y aquí regresamos a la acreditación del orgulloso maestro Patrocinio. El maestro Cepeda firmando como secretario general acredita a Dávila desde Monterrey con base en los artículos 76 y 78 del estatuto. Es el caso que estos artículos 76 y 78 del estatuto contienen facultades de la supuestamente desaparecida Presidencia y no de la secretaría general, que es el suyo. En teoría esto se debe a que el Consejo Nacional 47, de aquel noviembre de 2018 supuestamente acordó, por su resolutivo VI, reunir en una persona las facultades tanto de la presidencia como de la secretaría general.

Este conjunto de irregularidades y excesos concluyó en que la elección del SNTE en la Sección 21 de Nuevo León sólo se registró una planilla. El resto desistió, o insistió pero su inscripción fue rechazada. La planilla ganadora, la única, la oficial, obtuvo en la casillas 5, 6, 7, 8 y 11 una votación de 42 a cero, 33 a cero, 65 a cero, 39 a cero, y 77 a cero, respectivamente. La votación global, incluyendo votos nulos, fue de 30 mil 384 a cero, como las goleadas que recibe el Cruz Azul. Esa es la democracia sindical actual. 30 mil a cero. Las autoridades la supervisan pero no la ven.


Twitter @WenceslaoXalapa 

Back to Top