Sin Secretario no hay reforma que valga.

José Antonio Martínez Gutiérrez
21 de enero de 2015

¿Qué clase de Secretario de Educación tiene México que en los momentos de mayor trascendencia política simplemente desaparece o, en su caso, se saca el bulto con declaraciones legaloides?

Y es que ante las crecientes protestas de la CNTE que simplemente no acepta que en Oaxaca se paguen los salarios magisteriales desde la federación, el titular de la SEP Emilio Chuayffet Chemor simplemente ha decidido nadar de “a muertito” relegando el paquete a la Secretaría de Gobernación, que dicho sea de paso, se pasa los días y las horas administrando los conflictos interminables que le llevan los maestros disidentes.

Fue durante la 23 Asamblea de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de México (ANUIES), donde Chuayffet Chemor aseguró que como Secretario de Educación; “solo tiene como interlocutor al SNTE.

Y remató: “…nosotros no podemos romper, de ninguna manera, lo que la ley y la relación con el SNTE nos obliga a hacer”

Abrazando el “imperio de la ley”, Chuayffet se automatiza carta de omisión para que de manera, por demás inexplicable, siga manteniéndose al margen de una responsabilidad de tan alto calado como el de Secretario de Educación Pública.

Tal vez Don Emilio no atina a comprender, o simplemente se hace guaje, que sin Secretario no hay reforma que valga.

EL COMENTARIO APARTE.-  El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dio a conocer el Plan Nacional para las Evaluaciones de los Aprendizajes (PLANEA), la nueva generación de evaluaciones que sustituyen a ENLACE y EXCALE.

Hay cambios, el más notables es que PLANEA evaluará solamente los grados terminales de la educación básica a través de evaluaciones censales cada año y muestrales en ciclos de cuatro años.