¿Por la educación pública o por los votos?


Sirvan los siguientes  ejemplos para ilustrar el oportunismo de los políticos mexicanos y el falso compromiso que dicen abanderan en favor de la educación pública:

1.-  El Partido Verde Ecologista de México que se pavonea en los medios de comunicación presumiendo sus logros legislativos a través de spots propagandísticos.

Entre ellos destaca la falsa escena de una madre de familia que llega a la escuela con  su pequeño hijo y, con el poder de la ley aprobada gracias al Verde  que señala que las cuotas escolares no son obligatorias,  le dice al portero que intentaba impedirle el paso:  “Compermisito” y se mete a la escuela sin oposición alguna.

Luego el oportunista partido aprovecha para explicarnos que las cuotas no son obligatorias y que ellos son los autores intelectuales de la iniciativa que los convirtió en genuinos defensores de la educación, sin embargo, el Verde Partido (si, verde partido) no nos dice que a lo largo y ancho del País, muchos padres de familia deben cargar con la responsabilidad del cuidado y mantenimiento de sus escuelas que carecen de elementos tan básicos como una letrina.

Ellos (los padres) lo hacen porque no están dispuestos a ver caer en sus narices un patrimonio como lo es la escuela,  mientras esperan a que el Gobierno llegue a cumplir con su responsabilidad:  la de velar por las instalaciones escolares.

Obvio que Usted lector-lectora deduce que al PVEM le mueve los votos, no la educación.

2.- Admirable la pacífica movilización de los jóvenes estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) que ganó simpatía social e incluso de sectores de otras instituciones educativas como la UNAM.

Y con el éxito del movimiento los oportunistas, en éste caso el alicaído Partido de la Revolución Democrática (PRD), en otrora gran partido aglutinador de las izquierdas del País.

Resulta que tras la parcial victoria de los jóvenes politécnicos que hicieron que el Secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, saliera de la comodidad de su oficina a recibir el pliego petitorio con las demandas de la comunidad estudiantil, el Diputado del PRD Fernando Belaunzarán (diputado por la bendita vía plurinominal), se puso la camiseta politécnica y presentó de inmediato, en flash, osea de volada; una iniciativa para dar autonomía al IPN.

Dijo el acomodado Diputado a través de su cuenta de Twitter que presentó dicha iniciativa  porque es su derecho, su responsabilidad y su compromiso con la educación pública.  

¡Así o más oportunista!

La pregunta es: ¿tenía que ocurrir la movilización de los jóvenes estudiantes para que alguien desviara su mirada a la autonomía del Politécnico?

Me parece, salvo la importante opinión de Usted lector-lectora,  que en tales casos, el cinismo y la hipocresía no tienen límites.


José Antonio Martínez Gutiérrez
Profesor de Educación Primaria.

Zona de debate