Mezquindad de la SEP con las cuotas voluntarias.

Compartir nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Sobre el espinoso asunto de las mal llamadas cuotas voluntarias, este escribano se manifiesta en contra de ellas.

Es simple, la gratuidad en el espíritu del artículo tercero es contundente.

Sin embargo, tan bien sabido aquello de que el diablo está en los detalles,  a  nuestros ilustres y demagogos legisladores les valió una pura y dos con sal el tema de las cuotas en la gestación de las leyes secundarias  de la reforma educativa, y no tuvieron la mínima intención de eliminarlas de manera contundente.

De ahí que la SEP, experta en tirarle el bulto a sus maestros, pide a los padres de familia que denuncien a esos  “parias miserables” que se atrevan a condicionar la entrega de documentos oficiales, a cambio del pago de la cuota voluntaria  o donaciones.

Y en su delirante abogacía, cita el artículo 6 de la recién horneada ley general de educación, en donde se señala que la entrega de documentos no está condicionada al pago de contraprestación alguna.

Me cae en serio que la SEP no se cansa de hacernos tarugadas.

Refiero aquí a mi Estado, Tabasco.   Por tercer año consecutivo, la propia SEP envió a los directivos de cada centro escolar los formatos oficiales para el cambio de directivas de las Asociaciones de Padres de Familia.

De entre esos formatos destaca el que formaliza, por así decirlo, el pago de contribuciones a las escuelas por parte de los padres de familia.

En dicho formato deben los padres de familia determinar en  asamblea el monto de la cuota voluntaria para el ciclo escolar 2014-2015.

Consulta modelo de  acta  para establecer la cuota voluntaria.

Es una manera mañosa y sutil de la SEP Tabasco de  institucionalizar aún más las contribuciones económicas de los paternalistas a las escuelas.

Sin embargo, con la cobardía aflorada en la piel, es la propia autoridad educativa la primera en tirar pedradas y citar la ley para joderse “al perro flaco repleto de pulgas”

Cierto que en muchos planteles educativos el abuso es inaudito.  Hay escuelas donde solo tienen acceso aquellos niños cuyos padres  paguen la cuota si o sí,  de lo contrario, deberán tocar otras puertas.

Cierto también que en otros centros escolares el asunto de las cuotas voluntarias genera choque entre los padres de familia que honrando los acuerdos firmados en asamblea, cubren la cuota voluntaria, pero que se inconforman contra los holgazanes y faltos de palabra,  que simplemente no les da  la gana  pagarla y ni quien les diga nada.

Tanta mezquindad solo es posible cuando se tuerce,  de una u otra forma, con letras chiquitas e interpretaciones falaces;  el cumplimiento cabal del artículo tercero y con ello, la gratuidad de la educación.

José Antonio Martínez Gutiérrez

José Antonio Martínez Gutiérrez

Profesor de Educación Primaria.