Mensajería instantánea: una forma de comunicación educativa

Introducción

Actualmente la educación se encuentra en un lapso de desinformación o de “fake news”, información falsa, referente a todo lo que ocurre con la pandemia de Covid-19, en qué color de semáforo permanecemos, cifras de muertes y contagios, medidas preventivas, programas como “Aprende en casa”, por mencionar algunos. Sin embargo, algo que ha ayudado en demasía a la mayoría de los alumnos, padres de familia y docentes es sin duda la mensajería instantánea, un tipo de comunicación que se establece entre dos o más personas, mediante mensajes de texto, o multimedia, que permite estar conectado de manera simultánea a través de una aplicación. Esta situación permite reflexionar con las siguientes preguntas: ¿La mensajería instantánea es suficiente para mantener una comunicación eficiente entre escuela y alumnos? ¿Quiénes tiene acceso a este tipo de comunicación? ¿La aplicación WhatsApp puede usarse con fines educativos? ¿Hasta dónde alcanza la mensajería instantánea para contribuir con la educación a distancia?

¿Qué es WhatsApp?

Navegando en la red, como actualmente se hace, me encontré un “meme” que hace referencia a la cultura helénica “El Atlas Farnesio” en donde cierta situación “débil” soporta algo extremadamente grande o importante, con un toque de sarcasmo. Parece similar lo que ocurre con la aplicación de WhatsApp sosteniendo la educación a distancia.

Si bien es cierto que WhatsApp es una aplicación de chat para teléfonos móviles, cuya función primordial es la de enviar mensajes de texto y multimedia entre sus usuarios, también nos proporciona una modalidad de trabajo desde un ordenador o tabletas. Cada persona que decida usarlo, deberá identificarse con su número del celular, así mismo se agregan los contactos para poder interactuar con estos.

La aplicación se puede descargar prácticamente a cualquier celular, obvio que sea denominado como Smartphone, o en algunos casos, ya viene previamente preinstalada. La descarga hasta el momento es gratuita lo que ha facilitado que la gran mayoría de personas pueda contar con una cuenta de este carácter para poder comunicarse, y vaya que ha servido a la cadena de comunicación entre Supervisores a Directores, estos a su vez a Docentes frente a grupo y para cerrar, los docentes informar y “educar” a los alumnos y padres de familia.

Los usos y recursos son diversos, desde enviar un simple mensaje, compartir emoticonos, enviar un video propio o de alguna otra plataforma, links, mapas, ubicación, imágenes, tareas, test, libros, audiolibros y un sinfín de herramientas. Claro, esto desde una conexión a una red de wifi o internet móvil, lo que pudiera parecer complicado, pues algunos padres de familia carecen de una o ambas conexiones, por diversas causas como la accesibilidad, cobertura en zonas marginadas, economía o capacitación.

A pesar de las necesidades de internet y un Smartphone, no todo es negativo, pues la verdad la mensajería instantánea, específicamente WhatsApp, ha permitido la comunicación de la escuela con las familias.  Evidentemente después del inicio del confinamiento, la distancia comenzó a sentirse cada día más y este tipo de herramientas nos favoreció. Menciona (Sanz Gil, 2014): “estas herramientas están modificando el modo de comunicar, consumir, pensar, trabajar y acceder a la información”. ¿Por qué entonces la escuela no se apoyaría en dicha herramienta?

Y como no utilizarla si “En México, según el Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México (2019), hay 82.7 millones de usuarios; y de estos internautas, 93 por ciento tiene WhatsApp, es decir, casi 77 millones”, (Heraldo, 2019). Parecería risible que en el ámbito educativo no se hiciera uso de una aplicación de comunicación de esta magnitud.

Conclusiones

La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, es importante para la comunicación e información, en el ámbito educativo y educación a distancia, ha sido útil, pero no podemos menospreciar la motivación que han tenido que imprimir los docentes en los alumnos para el seguimiento y contacto con los ellos mismos.  Esto último no ha sido tarea fácil.

El uso de las tecnologías en la educación a distancia, no es obligatoria las 24 horas del día, por lo que la organización y disciplina del docente para con los alumnos y padres de familia debe verse fortalecida y establecida mediante acuerdos. Esto a pesar de las distintas razones que tienen los padres de familia en los diversos ámbitos de su vida.

La necesidad de un plan de trabajo a distancia es sumamente importante, ya que, a pesar de tener la mensajería instantánea, el docente no debe perder de vista los objetivos y evaluación de las tareas asignadas a los alumnos.

Referencias

Heraldo, M. d. (9 de Junio de 2019). Heraldo de México. Obtenido de https://heraldodemexico.com.mx/tendencias/2019/6/9/en-mexico-casi-77-millones-son-usuarios-de-whatsapp-97469.html

Sanz Gil, J. (2014). WhatsApp: potencialiad educativa verdus dependencia y adicción. Revista DIM, 30, formato digital.

Javier Rosales Gómez

Licenciado en Educación Secundaria y Maestro en Desarrollo Educativo. Director de Educación Básica. @PearlJavs
Back to Top

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. %privacy_policy%

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.