La educación después del COVID19

Nuestro país, al igual que prácticamente todo el mundo, se encuentra sumido en una fuerte problemática por la contingencia sanitaria del COVID 19, situación que ha provocado la caída de las bolsas de valores, el desplome de las monedas frente al dólar, así como la definición de las autoridades educativas de las diferentes entidades federativas (en etapas, de cuerdo a como se fueron presentando los casos) para que, bajo la perspectiva de favorecer el distanciamiento social, se suspendan las actividades en las instituciones educativas.

Lo anterior, ha sido una preocupación para los diferentes actores del sistema educativo, no sólo por la manera en que las familias resolverán tal situación por sus actividades laborales, sino por la ausencia de clases y el temor de que se detenga el avance académico de las niñas, niños y jóvenes, y vaya que no es una situación exclusiva de nuestro país, sino que es una medida que, de acuerdo con cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es una medida que tiene en la actualidad a la mitad de los niños en edad escolar, fuera de la escuela en el mundo.

A lo largo de la historia han existido severas epidemias como la “Peste Negra” (1346-1353), la Salmonela en México luego de la conquista (1545-1548), la Gripe Española (1629-1631) y ya más recientemente “La gripe asiática” (1957-1958), “el SARS” (2002 – 2003), “El ébola” (2014-2016) y por supuesto el llamado COVID19 que enfrentamos como humanidad en este momento.

Sin embargo, no solo la realidad nos ha mostrado lo grave de las pandemias, sino también la cultura a través de las películas, como es el caso de “Pánico en las calles” (Elia Kazan, 1950), “El Séptimo Sello” (Ingmar Bergman, 1957), “12 Monos” (Terry Gilliam, 1995) “Soy leyenda” (Richard Matheson, 1964, 1971 y 2007) y Guerra Mundial Z (Marc Foster, 2013) entre otras.

A pesar de que la pandemia que nos aqueja es infinitamente menor y menos peligrosa que anteriores como es el caso de la Peste negra que acabó con entre el 25 y el 60% de la población europea, pero más allá de ello, si algo nos han enseñado las pandemias son cosas muy importante, como lo es el sistema de alcantarillado que se fortaleció luego del brote de Cólera.

De esta manera, hoy que enfrentamos esta problemática, la sociedad debe de poner en juego todos sus saberes para aprovechar la tecnología y avances científicos para ponerlos al servicio de la sociedad y el sistema educativo debe de abrir espacio para que sucedan dichos cambios.

Es un hecho que, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que en México hay 74.3 millones de usuarios de Internet de seis años o más, que representan el 65.8% de la población en ese rango de edad. El 51.5% de los internautas son mujeres y 48.5% son hombres que, si se aprovecha además las grandes cadenas televisivas, puede abrirse una nueva oportunidad para generar una educación a distancia tan efectiva y personalizable como se desee, de acuerdo con la asignación de atención y presupuesto que se le quiera asignar para lograr que esta pandemia nos ayude a pensar más como una sociedad incluyente y más solidaria.

 

 
 

Comenta la publicación.