Peña Nieto hizo ajustes políticos en la SEP.

Compartir nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

El pasado jueves 20 de noviembre, la Secretaría de Educación Pública (SEP)  informó a través de un comunicado de prensa la sustitución de Alba Martínez Olive de la Subsecretaría de Educación Básica y del Lic. Enrique Del Val Blanco de la Subsecretaría de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas.

Sin esgrimir motivos ni razones, solo agradecimientos a Martínez Olivé y a  Del Val Blanco, la SEP anunció a  los funcionarios sustitutos:  al Ing. Alberto Curi Naime como Subsecretario de Educación Básica y al Mtro. Javier Treviño Cantú como Subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas.

Según el comunicado de la SEP, fue el Señor Presidente Enrique Peña Nieto quien desde los Pinos ordenó a Emilio Chuayffet realizara los ajustes por demás cuestionables.

Cuestionables porque los dos elegidos claramente llegan a sus nuevos encargos gracias a que tienen la alta virtud de militar en el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Tal decisión del presidente   desacredita (aún más)  a la enaltecida reforma educativa, falsamente impregnada de adulaciones meritocráticas, de la insistente falacia de evaluar para mejorar, de perfiles idóneos  y de la eternamente anhelada calidad educativa.

En todo caso, el mandatario de la nación se  exhibió como un sujeto que golpea la mesa y mandata  a sus subalternos  “hágase mi  voluntad”,  además como  buen compadre al que  le importa un pepino  los enceres educativos.

Queda claro también que  el Señor Presidente desprecia la academia. Le mueve más el control político que puede ejercer desde importantes Subsecretarías que no son menos si consideramos por ejemplo que en educación básica se concentra la mayor masa magisterial del País y tiene al SNTE como aliado vía Juan Díaz de la Torre.

Desde esa óptica no hay reforma que valga si quienes deben ejecutarla tienen la cabeza y el corazón  en la siguiente escala política.

En ese sentido no se descubre el agua tibia.  La cacareada reforma educativa se dio de bruces con la misma realidad:  la educación al servicio de cúpulas inconfesables.

José Antonio Martínez Gutiérrez

José Antonio Martínez Gutiérrez

Profesor de Educación Primaria.