Filtros y filtraciones en @SEP_mx y @USICAMM_OFICIAL


A través de las redes sociales, Erik Avilés[1] dio cuenta del escándalo de la venta de claves para examen de ingreso en algunas escuelas Normales de Michoacán, pues los resultados estadísticamente atípicos de este proceso, pusieron en evidencia que “en sólo doce meses  de estar por debajo del promedio de la OCDE, Michoacán brincó a niveles educativos que lo comparan con Corea, Finlandia e Irlanda”[2].

Por este asunto, un funcionario fue “relevado” de su cargo, mientras los afectados denuncian a toda una red de corrupción que operaba dentro de la secretaría de que vendió lugares en 25 mil pesos.

“Presenté examen en la Normal Urbana y fui de las personas rechazadas. Hubo venta de claves afuera de la institución a los mismos aspirantes. Cuando se realiza una prueba, no se puede ir al baño, muchos de los que compraron las claves de un día para otro no se la lograron aprender y salían para aprenderse 10, regresaban y contestar 10”, comentó  Quetzalli Hernández Paredes, aspirante  a la Normal Urbana Federal, Michoacán.[3]

Por estas irregularidades, repetirán el examen de admisión en siete normales de Michoacán. Fue debido a la denuncia que realizara Avilés, a la presión que padres y alumnos afectados hicieron a través de las redes sociales y a la cobertura de los medios que la autoridad educativa tomó cartas en el asunto, pero este tema está lejos de haber concluido, porque evidenció algunos filtros y filtraciones que son dignos de mencionar

1.- La filtración es un delito que la misma autoridad educativa promueve

No hay diferencia entre filtrar la clave de un examen o filtrar los borradores de un documento. En ambos casos, se promueve el caos, la desinformación y la proliferación de agentes oficiales, gremiales y virtuales que buscan lucrar con esa falla de origen en la Secretaría de Educación Pública y sus representaciones estatales.

Y, cabe resaltar, en total impunidad. No hay filtraciones más inocentes que otras. Eso debe quedar bien claro.

2.- La filtración es el filtro

La demanda de ingreso a las normales está estrechamente ligada a la preferencia que la ley otorga a los normalistas para asignar una plaza docente.

Los hechos ocurridos en las normales de Michoacán deben analizarse a la luz de las nuevas leyes secundarias en materia educativa promulgadas en la Reforma Educativa de 2019

La ecuación “ingreso a la normal” es igual a “plaza docente” debe ser revisada no solamente por ser excluyente o injusta, sino por la corrupción que promueven estos procesos al amparo de la misma autoridad educativa

3.- ¿Listas filtradas o el filtro de las listas?

Mientras escribo estas líneas, la Unidad para la Carrera de los Maestros y las Maestras (USICAMM, por sus siglas) las listas de resultados de asignación de plazas no están disponibles en la plataforma de algunos Estados

¿Qué sucedió? Al margen de saber qué sucedió, no es un dato menor que una lista oficial es, al mismo tiempo, un comprobante legal para los participantes en el examen de admisión al servicio profesional docente, que ampara un proceso y un resultado.

Con estas acciones, es la misma autoridad educativa la que resta, no sólo seriedad, sino validez a un proceso de por sí cuestionado por los mismos participantes.

Si alguna lección nos ha dejado el caso de la venta de claves de los exámenes de ingreso a la normal de Michoacán, es que, lamentablemente, la autoridad es causa y origen de problemas que tienen que ver con redes de corrupción que hacen de las filtraciones su modus operandi y vivendi.

¿Qué más podemos esperar del desempeño de la SEP y el USICAMM? ¿Qué pensarán quienes vieron la corrupción sólo en “la parte sindical”, al ver que “la parte oficial” por sí misma supera a sus contrapartes gremiales?

Para reflexionar, sin duda.

[1] https://www.facebook.com/Horacio.Erik.Aviles

[2] https://www.periodicoeldespertar.com/editorial/opinion/destapan-escandalo-en-normales-michoacanas/

[3] https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/por-irregularidades-repetiran-examenes-de-admision-en-siete-normales-de-michoacan/


Zona de debate