El SNTE reconoce a los maestros con panfletos y guiones de muy mal gusto.

José Antonio Martínez Gutiérrez

Reconocer la labor de los maestros va más allá de panfletos y guiones de muy mal gusto.

De antemano la dispensa para los maestros y maestras que aparecen en los cuatro spots que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) presume en distintos medios de comunicación con el objetivo de resaltar  la labor de los docentes, pero en serio, esos spots son una mala copia de los que el Gobierno Federal realiza para su propaganda oficial, que como bien sabe Usted lector-lectora, estamos hasta la…¡el copete!

Aclaro que no  dudo de que en México existan excelentes maestros y maestras, sin embargo, el punto no es que existan, sino que siempre han sido ignorados, olvidados…arrinconados.

De esos maestros no hay  quien hable de ellos, no se les reconoce su ejemplar trayectoria y para completarles su mal karma, casi siempre están en la bolsa de los maestros flojos, violentos y paristas que diversos medios de comunicación se han encargado de sugestionar en la sociedad.

Que a lo largo y ancho del País existan innumerables escuelas con maestros sobándose el lomo con 40 o más niños en sus aulas escolares intentado lo humanamente posible para que ellos aprendan, es eso;  heroísmo puro y no motivo de orgullo como falazmente quiere hacernos creer el SNTE.

Tal heroísmo magisterial no se puede retratar, ni de broma, con falsos montajes, narrativas increíbles y demagogas.

Bien haría el Comité Ejecutivo Nacional encabezado por el abyecto líder Juan Díaz de la Torre en reconocer que la gran deuda que tienen con la educación es, exigir al Gobierno Federal condiciones por lo menos humanas, ya no digamos para los maestros, sino para los niños y niñas que son al final de cuentas los primeros damnificados de este desastroso sistema educativo.

Back to Top