De acuerdo, la UNAM y las Universidades se derechizaron…(1)

"La definición clara del contenido neoliberal de la UNAM, o de cualquier cosa, no es una demanda académica, es un problema político y estratégico..."

Columna 'Cortocircuitos'

Otra vez Andrés Manuel incendió las redes sociales, alebrestó a los universitarios y fijó los términos del debate. En las mañaneras del 21 y 22 de octubre, dijo que la UNAM se había derechizado, que los egresados no habían estado a la altura, que de ahí no había salido la crítica al neoliberalismo, que había rectores que habían colaborado con el PRI y soltó en dos días consecutivos, los elementos de un diagnóstico inicial:

Yo respeto las opiniones y también siempre digo lo que pienso, no solo la UNAM, todas las universidades fueron sometidas por el pensamiento neoliberal, todas. Es lamentable que la UNAM se haya derechizado como sucedió en los últimos tiempos….Ejemplos hay muchos: imagínense un ex rector que todavía tiene mucha influencia, Narro, se va de secretario de Salud y en ese tiempo habla de los ninis, de los jóvenes, es rector de la UNAM que ni estudia ni trabaja, algo ofensivo…

La crítica al neoliberalismo no surgió de la UNAM, de todas las atrocidades que se cometieron durante el periodo neoliberal, del saqueo del país, del saqueo más grande la historia y que la universidad no haya jugado un papel fundamental, determinante, al contrario, muchísimos académicos, intelectuales de la UNAM se dedicaron a legitimar la privatización, Salinas los cooptó a casi todos, siempre lo voy a decir con honrosas excepciones…

No solo la UNAM, sino que todas las universidades fueron sometidas al pensamiento neoliberal, ya que el movimiento de jóvenes del 2012 surgió en la Ibero…Claro, no todos, los maestros afortunadamente están así, en donde están los economistas de la UNAM que defienden un modelo alternativo al neoliberal, se quedaron callados, los silenciaron.[1]

Como siempre ocurre en los dichos del Peje, hay una mezcla de verdades, exageraciones, incomprensiones, falencias cognitivas y dificultades conceptuales. Por ejemplo, la UNAM es una universidad, en ella conviven múltiples formas de pensamiento, eso es obvio, también lo es que la UNAM no es el rector ni sus dirigentes; la referencia al #YoSoy132 es inexacta, entre otras cosas.

Pero todo esto no quita los puntos fuertes del argumento: la sujeción a la racionalidad neoliberal, la penetración de los cuasi-mercados en la educación superior, la reconversión de programas, proyectos, acciones y currículos. Hubiera estado mucho mejor que las señales de la victoria neoliberal en la UNAM fueran más consistentes, pero ese es el trabajo de les, las y los universitarios. No sólo de la UNAM, sino de todas las universidades públicas, como también lo expuso AMLO.

Esa no es una cuestión menor. Ocurre una y otra vez: Andrés Manuel tiene muchas dificultades conceptuales con el neoliberalismo, bastantes. A veces lo equipara con la corrupción, lo que evidentemente no es cierto; otras con el individualismo, tampoco es completamente cierto, aunque tenga sus elementos de afinidad; otras a la sujeción del poder político al económico, cosa que tampoco es específica del neoliberalismo. Y así, lo usa como un concepto atrapa-todo, o multiusos, porque lo único cierto es su utilidad polémica: “todos los demás son neoliberales, menos yo y mis adeptos”.

Quien dude de esto, nada más recuerde las acusaciones del director de FONATUR a la Asamblea Maya Múuch’ Xíinbal que se opone al Tren Maya: “agrupación de ultraderecha”. ¡Las comunidades indígenas”![2] Y así sucede siempre; si son las feministas, es un movimiento creado por el neoliberalismo; si son ecologistas, un movimiento creado por el neoliberalismo; si son de la diversidad sexual, también es un movimiento creado por el neoliberalismo[3] Todo cabe en el neoliberalismo sabiéndolo acomodar. Todo cabe porque en la versión de AMLO, el neoliberalismo está indeterminado conceptualmente, pero su denuncia sirve para etiquetar a los adversarios de una acción gubernamental. ¿Y si esa acción es neoliberal? Esa pregunta no se la hace Andrés Manuel, y debería, porque el diablo siempre está en los detalles, porque el poder no es algo externo, se mete a la cabeza, al corazón, a los valores y a las formas de relación intersubjetiva.

La denuncia sobre la derechización de la UNAM, que se equipara con la sujeción neoliberal, aunque formalmente no es lo mismo, le sirve al Peje para urgir una “sacudida institucional”,  para que regrese al pensamiento crítico, para que favorezca una orientación popular a sus programas, investigaciones, formas de gobierno y de institucionalización.  ¡Pues muy bien!, qué bueno que se hace, aunque sea desde el púlpito presidencial y con tantas deficiencias conceptuales y argumentales. Pero no se podría estar más de acuerdo: ¡a sacudir todo!

Ahora bien, como decimos siempre, el diablo está en los detalles. Y aquí siguen pesando muchísimo las incoherencias e incertidumbres sobre el neoliberalismo y su superación. Sabemos bien que AMLO no es un pensador, ni un académico, ni un intelectual, lo hemos sabido siempre, sus virtudes son otras, así que no hay que pedirle peras al olmo, pero sí una mínima consistencia conceptual y programática. Pero como no es claro qué entiende por neoliberalismo, menos aún va a ser claro qué entiende por superación y/o cancelación de eso.

Las dificultades no son ideológicas o teóricas, son mucho más que eso, pues afecta los cambios en la constitución y en las leyes secundarias, en las instituciones y los organismos, en las programaciones y las presupuestaciones…

La definición clara del contenido neoliberal de la UNAM, o de cualquier cosa, no es una demanda académica, es un problema político y estratégico. Ya lo vimos con la (mal) llamada cancelación de la reforma educativa neoliberal de Peña NietoNo hubo tal cosa, por el contrario, el gobierno de la 4T propuso y aprobó una reforma que la mantiene, la legitima y la profundiza, como lo demostramos en La continuidad neoliberal . Por eso hay que ser doble o triplemente cuidadosos, no vaya a ser que tras la denuncia nos encontremos otra vez con el mismo programa neoliberal, pero legitimado y profundizado. ¡Los conceptos importan!

Y si la experiencia de la reforma educativa de la IV T no basta para tener cuidado con las “sacudidas institucionales”, veamos tres asuntos más a los que también habría que prestar atención:

a). Los profesores privilegiados y los demás. Esta ha sido una de las derivas más significativas de la llamada de atención. No es nueva, refiere un problema real, con varias aristas. Se trata de las condiciones precarias de más del 70% de los profesores de la UNAM, sin estabilidad laboral, dificultades de pago, sin oportunidades de movilidad académica, que soportan la mayor cantidad de docencia en las licenciaturas; frente a los ingresos desorbitados de la burocracia universitaria y una “academia dorada”, que tiene además de estabilidad y prestaciones, estímulos, becas, financiamientos y demás. Eso es cierto, la precariedad existe lo mismo que los excesos burocráticos y la desigualdad académica.

¿La solución? En algunas universidades como la UPN, el recurso ha sido disminuir los estímulos y restringir cada vez más las oportunidades para tenerlos, al grado de pretender eliminar a los investigadores del SNI, con el pretexto de la austeridad republicana y los incentivos neoliberales. En la UNAM todavía no escuchamos cosas así, pero esa es la lógica. Como no hay claridad conceptual, entonces la denuncia de la desigualdad y los privilegios se convierte, o se pretende convertir, en una lucha entre los trabajadores por las migajas, cosa que siempre ha ocurrido, pero ahora acrecentada. Por si fuera poco, en el caso de los estímulos, su denuncia se focaliza en los efectos, pero nunca en los problemas que pretende resolver. Y este es un tema sumamente importante.

Los estímulos, como el SNI y otras modalidades de complemento de ingresos docentes, son una solución neoliberal, es cierto, a un problema real: la disminución de los salarios reales de los académicos universitarios en los últimos treinta años. Andrés Manuel y sus seguidores critican la solución, ¡pero desconocen el problema!

En esta lógica, ¿eliminar los estímulos implica desconocer de tajo la depreciación de los salarios reales de los académicos e investigadores? ¿Regresarlos a los niveles de hace treinta o más años? ¿Cuál es, entonces, la propuesta para solucionar este problema? No la hay; lo que si hay es el empeño constante por reducir los incentivos y los ingresos reales; y, en el caso de la UPN, por ejemplo, algo que ya se ha logrado; aunque ahora pretenden hacerlo todavía más.[4]

b). El modelo de las universidades del bienestar. Es uno de los programas insignias de la IVT, se entiende, un modelo no-neoliberal; sin embargo, su modelo laboral es más que preocupante. Ya ha sido denunciado por la Asamblea de despedidos de las universidad es de la IV T; se trata de un modelo que desconoce el estatuto de trabajadores, la existencia de contratos, la posibilidad de agruparse y demás formas netamente neoliberales.  El colmo: “docentes neoliberales”, les dijo Raquel Sosa a los trabajadores despedidos que se manifestaron por sus derechos como trabajadores.[5]

c. El proyecto PILARES de la Ciudad de México. Talleristas, docentes y monitores que participan en esta multi publicitada iniciativa, pretendidamente innovadora para una Ciudad de derechoscarecen de los derechos más básicos; no cuentan con seguridad social ni servicio médico, en lugar de salario reciben una beca, sus horarios se modifican arbitrariamente y al igual que en el magisterio, sus cargas de trabajo se incrementaron con la pandemia.[6] Así que, estando de acuerdo en la crítica de AMLO sobre la derechización de la UNAM y de las universidades, compartiendo la urgencia de la sacudida, más vale que nos vayamos poniendo de acuerdo, no vaya a ser que, como en la reforma educativa, la exigencia de la vuelta del pensamiento crítico en las universidades, termine siendo lo mismo: continuidad neoliberal, pero eso si, mejorada, legitimada y profundizada.


[1] https://www.milenio.com/politica/amlo-unam-no-estuvo-a-la-altura-en-critica-al-neoliberalismo

[2] https://www.jornada.com.mx/notas/2021/09/04/estados/asamblea-maya-en-3-anos-60-ambientalistas-han-sido-asesinados-o-desaparecidos/

[3] https://www.etcetera.com.mx/nacional/movimiento-feminista-surgio-hace-dos-anos-para-perjudicarnos-amlo/  ; https://www.debate.com.mx/politica/El-movimiento-LGBT-ha-sido-usado-para-que-olvidaramos-la-desigualdad-social-AMLO-20210714-0033.html ;

[4] No trataremos aquí otro tema fundamental: los diferenciales en el trabajo académico, esa otra desigualdad, esta vez productiva, en la que se fundamentan muchas instituciones.

[5]https://www.cronica.com.mx/notas-docentes_con_formacion_neoliberal_argumento_de_raquel_sosa_para_justificar_despidos-1199314-2021.html

[6] https://www.laizquierdadiario.mx/Carta-a-la-comunidad-de-PILARES?fbclid=IwAR15eLhFVrkNUvADDjHAC2wjA1Gp6OV1LBY0ypxltfRhBVEVl8g-PDsGyvY


Publicado en Insurgencia Magisterial

Back to Top