Ahora sí el INEE comienza a recordar que es un organismo con autonomía constitucional.

Según la Junta de Gobierno del INEE, la desaparición de este organismo “es un atentado del nuevo Gobierno contra el sistema de pesos y contrapesos de nuestra democracia”.

Creo que tienen razón en lo que se refiere a los “pesos”, pues este año ejerció un presupuesto de más de mil trescientos millones de pesos. Más de cuatro veces que lo que se destinó a la formación continua de las maestras y maestros.

Pero no tienen razón en lo que se refiere a los “contrapesos”, pues el INEE constitucionalmente autónomo nunca fue realmente autónomo.

El INEE nunca ejerció su autonomía, nunca fue un contrapeso de nada y, por el contrario, siempre validó todo lo que le llegaba de la SEP de Peña, Chuayffet, Nuño y Granados.

Ahora, lxs miembros de la Junta de Gobierno del INEE pretenden asumir una pose “muy digna” en defensa de una autonomía constitucional que ellos mismos despreciaron por más de cinco años.

No, no es el nuevo gobierno el que está atentando contra la autonomía del INEE.

No, aunque parezca increíble, la autonomía del INEE fue tirada a la basura por la propia Junta de Gobierno del INEE.

Lo que más lamento es que cientos de empleados y cuadros técnicos muy valiosos del INEE ahora están viviendo en la incertidumbre laboral. Ojalá que las dependencias y organismos que pasen a desempeñar algunas de las funciones que hasta ahora ha desempeñado el INEE no desaprovechen la experiencia y los saberes acumulados en ese personal.

 

 
 

Comenta la publicación.