¡Suspensión de los cambios de adscripción!

Comparte la nota:

Cada año, en cada una de las entidades federativas de nuestro país, se llevan a cabo las juntas presenciales de cambios de centros de adscripción, llamadas juntas de reacomodo en algunos estados, cadenas de movilidad en otros y de alguna otra forma seguramente. En dichas reuniones los docentes, directivos, personal de apoyo e inclusive supervisores, teníamos la posibilidad de inscribirnos una vez que en cada entidad se emitían las convocatorias correspondientes, ello nos daba la posibilidad de cambiarnos de centro laboral de acuerdo a nuestros legítimos intereses y acercarnos a nuestros lugares de residencia lo más posible o conseguir algún lugar mas alejado si esto podría ofrecernos algún beneficio extra, como que la escuela contara con el apoyo de escuelas de tiempo completo, lo que significaría un ingreso extra.

Cada año, cada uno de los trabajadores de la educación esperaba con cierta emoción dicha reunión, dado que, la movilidad magisterial es relativamente lenta y en ella convergen diversas circunstancias que lo han hecho así, por ello cada ciclo escolar, desde hace por lo menos 4 años el magisterio tenía la oportunidad de encontrarse en una reunión estatal, de saludar a viejos amigos, de reencontrarse con antiguos compañeros, de ponerse al tanto de lo que acontece en sus zonas escolares y de lo que pasa en otras latitudes de sus estados, sobre todo podíamos estrecharnos la mano, abrazarnos y recordar vivencias acontecidas en el pasado, situación que dicho sea de paso, es cada vez menos posible, cada vez son menos los espacios que aglutinen grandes cantidades de maestros, lo es ahora por la pandemia, y lo ha sido desde que las reuniones delegacionales dejaron de tener la periodicidad que señalan los estatutos sindicales  (pero esa es otra historia).

Este ciclo escolar que ha culminado nos ha sorprendido en infinidad de maneras, las situaciones son conocidas por todos, básicamente la pandemia puso en pausa muchas cosas, las autoridades educativas no dudaron en ningún momento en retirar a los alumnos y a todo el personal docente, directivo y de apoyo a sus casas apenas la pandemia fue una amenaza a la seguridad de todos, situación que se aplaude. Así también se pusieron en pausa todos los procesos que estaban programados para llevarse a cabo, como los procesos de ingreso al servicio docente, los procesos de promoción vertical que dan la posibilidad de aspirar a una categoría directiva, así mismo la promoción horizontal con la que puedes conseguir incentivos económicos desempeñando la misma función, dichos procesos fueron puestos en pausa hasta nuevo aviso, así nos lo hicieron saber en tiempo y forma y es entendible.

Lo que no ha sido cancelado es el proceso para la autorización de cambios de centros de trabajo, lo cual sorprende al magisterio nacional al emitirse convocatorias que de entrada exigen que para poder inscribirte a dicho proceso debes tener 2 ciclos escolares cumplidos en tu centro de trabajo al 15 de agosto, que en términos reales son tres ciclos escolares porque todos los despachos emitidos en ciclos pasados tienen fecha 16 de agosto, si lo que quieren es que los docentes permanezcan 3 años en un centro de trabajo, háganlo de alguna manera atractiva, por ejemplo oferten incentivos económicos que estén directamente ligados a la permanencia, y no necesitarán poner candados de participación de este tipo. Pero además es algo que va contra toda lógica, cada docente debe poder por lo menos inscribirse a las reuniones, los maestros mas antiguos que han caminado una brecha desde el inicio de la cola, deben poder pasar sus últimos años en servicio en un lugar cercano a su vivienda o a donde a él le convenga, punto.

Cada región de este país tiene esquemas de movilidad que han funcionado, que han privilegiado al maestro que estuvo en la sierra, en la selva, en la montaña, en los rincones mas alejados. Hoy se pretende establecer una reunión virtual, que nadie sabe como funcionará, que nadie tiene claridad de los lugares ofertados, y en la que todos dicen que los lugares se esconden para los allegados de quien sabe quién, si es o no cierto, eso es lo que se propicia al empeñarse en sostener una reunión de cambios que no tiene razón de ser en estos momentos, un proceso que debe ser cancelado hasta nuevo aviso, tal como se hizo con los otros procesos que requerían por fuerza la presencia de todos los interesados.

Creo que las autoridades educativas competentes están a tiempo de cancelar los procesos de cambios de centros de adscripción, el malestar magisterial ha ido creciendo en muchos estados, las razones me parece que son totalmente validas, en medio del temor existente por lo que acontece, el sector educativo necesita certeza y tranquilidad, ya de por si es triste y lamentable todo lo que ocurre a nuestro alrededor, como para encima saber que los derechos a la movilidad serán cancelados y vulnerados en muchos sentidos los derechos a una mejor calidad de vida de nuestros docentes más antiguos.

TEMÁTICAS: OPINIÓN