Ser creativx: jugar y crear fuera de la caja

Comparte la nota:

Por: Manuel López-Pereyra (@molopereyra)*

La caja es divertida, es segura, nos permite crear un sin fin de aventuras; a las niñas y a los niños las cajas les pueden dar mil historias: es un barco pirata, es una cocineta, es un auto, es una cuna, es un robot. Posiblemente con cada una de estas palabras te imaginas a un grupo de niñas y niños jugando; tal vez cuando hablábamos de piratas imaginamos niños valientes en increíbles islas desconocidas, y en la cocineta imaginamos niñas preparando los más coloridos y deliciosos pastelillos. Estas actitudes las conocemos como estereotipo de género y son las expectativas que tenemos de las niñas o los niños de acuerdo con las normas de género asignadas social y culturalmente. Cuando estas normas de género no se cumplen, algunos entramos en pánico. En algunos casos recurrimos a la burla, el insulto, e incluso la violencia pueden suceder en ciertos casos; esto puede ser por miedo, enojo, con la finalidad de no contradecir nuestras creencias con respecto a las normas de género.

Como docentes que hemos trabajado con niñas y niños descubrimos las mil formas en que se expresan, en que juegan, en que nos cuentan sus ideas. Los espacios escolares, como el salón de clases y el patio de juegos, son esferas sociales en donde las niñas y los niños se permiten ser creativxs, transgreden las normas, se vuelven lxs creadorxs de sus vidas. Para muchas niñas y niños estas expresiones de género que son diferentes a la normativa pueden representar retos; por ejemplo, otras personas pueden estigmatizar sus expresiones y de esta manera vivir discriminación como homofobia o transfobia. No significa necesariamente que una persona sea homosexual o trans por romper estas normas de feminidad o masculinidad; sin embargo los prejuicios sociales construidos e interiorizados por todxs nos hace rechazar y excluir lo que consideramos diferente.

En tiempos del COVID-19, las niñas y los niños se encuentran confinados en espacios donde posiblemente estén limitados en sus creatividades, en sus juegos o en sus actividades recreativas. Posiblemente se sientan frustradxs por no tener las posibilidades de expresar su identidad, su curiosidad, su creatividad o posiblemente tengan miedo de hacerlo. Estoy seguro de que no siempre es así, algunas personas nos abrimos a nuevas formas de expresión que rompen los estereotipos de género. A veces cuando esto no pasa, cuando la creatividad está de nuestro lado, se excluye todo tipo de géneros. Las niñas y los niños podrían disfrutar en mayor medida de su creatividad si como adultos permitimos que sus expresiones se construyan sin límites, si logramos eliminar nuestras barreras de prejuicios o estereotipos de género, si les permitiremos ampliar sus sueños sobre qué o quiénes quieren ser.

Jugar y crear fuera de la caja no sólo es para las niñas y los niños, pero sin duda son quienes nos enseñan nuevas formas de ser. En estos momentos de confinamiento es una oportunidad para las personas conocer, entender, escuchar a nuestrxs niñas y niños, qué nos quieren decir, qué nos quieren contar. Permitirles ser diversos sin estigmas ni prejuicios, crear espacios seguros en su casa, alrededor de sus seres queridos les permitirá fortalecer su estima y, algo muy importante, crear lazos de amor y confianza con las personas que le rodeen. En las escuelas uno de nuestros objetivos es darles la oportunidad a las niñas y niños de crear, que exploren, se conozcan y aprendan, ya que todas las personas tenemos el derecho de ser, y de ser creativos. El COVID-19 nos ha puesto muchos retos y nos ha permitido cambiar formas sociales y culturales, posiblemente esta es la oportunidad para ser creativxs, jugar, crear, dejar nuestros miedos o estereotipos de género, y sumergirse fuera de la caja.


*Es Director de Investigación en Cien Lenguajes del Niño, AC y profesor de tiempo completo en el Departamento de Educación en la Universidad Iberoamericana.

TEMÁTICAS: OPINIÓN