Lastimas mi vulnerable ser porque tu arrogancia arrastra esquirlas de prepotencia, así vuelcas tu miserable miopía sobre los andrajos que tu cobarde persecución me ha causado. Huellas de tortura me revelan tu crueldad, esa crueldad que tu ignorante conciencia solo conoce; así de perdido por sendas desconocidas te enamoras de las ideas ajenas; así de loco, así de enfermo, así de soez.

A tu casa quieres pintar de colores brillantes, olvidando que ya está muy vieja y pobre; así pretendes engañar a quien la vea desde lejos, como si no se supiera que una crónica enfermedad la lacera a diario. Se pudre, se cae, le lloran los cimientos, se le duerme la esperanza.

Apenas me quiero acostumbrar a tus nuevas ocurrencias cuando ya sacaste otro zopilote del costal queriéndonos convencer de que es un canario.

Poco tiempo le queda en la burbuja Señor, poco le falta, poco le sobra, sí, poco y nada han logrado los anhelo de un burgués gachupin.

Baldemar Montejo Martínez

Baldemar Montejo Martínez

Profesor de educación primaria. Simpatizante de la justicia y la honradez.
Back to Top

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. %privacy_policy%

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.