Preinscripciones.

Compartir nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

 

Con las preinscripciones comienza el peregrinar de muchos padres de familia. Es que por más que se diga que hay lugar para todos en la escuela más cercana al domicilio o trabajo, lo cierto es que los directores ponen sus propias reglas, que muchas veces difieren de la directriz trazada desde la Secretaría de Educación de Veracruz.

Por ejemplo, hay padres de familia que reportan que en determinadas escuelas hay carteles en los que se afirma que sólo hay espacios disponibles para, cuando mucho, 10, 20 o 30 alumnos cuando la capacidad calculada es para mucho más.

Es por ello que, aunque las autoridades digan una y otra vez que no es necesario hacer fila en las puertas de la escuela, los padres prefieren estar ahí e incluso pasar la noche, para asegurar un lugar para sus hijos en la escuela de su elección.

Y es que las escuelas son el feudo de los directores, de los maestros. Ahí es donde muchos demuestran su poder, que inscriben a quien quieren aunque no cumpla con los requisitos bajo el argumento de “no te preocupes, si te falta un papel mañana me lo traes”.

El año pasado, por ejemplo, en la escuela telesecundaria “Rafael Hernández Ochoa”, ubicada junto al rastro municipal, el director otorgó unas 40 fichas de preinscripción a padres de familia que pasaron la noche haciendo fila para poder tener un lugar para sus hijos. Al final, el directivo inscribió primero a los hijos de sus conocidos, no de padres que ya tenían hijos en la escuela, sino de sus conocidos, y dejó fuera a quienes pernoctaron sin importarle dónde esos padres de familia llevaran a sus hijos.

Uno de los principales motivos de disgusto entre padres de familia es que también durante la temporada de preinscripciones, muchos directivos en confabulación con padres de familia que no hacen valer la autonomía de las asociaciones de padres de familia, aprovechan para cobrar las “aportaciones voluntarias” o parte de ellas. Por ello, es acertado el recordatorio que en varias ocasiones han hecho Adolfo Mota Hernández y Xóchitl Adela Osorio Martínez, secretario de Educación y subsecretaria de Educación Básica, en el sentido de que “entre las disposiciones generales establecidas para todos los niveles educativos, la preinscripción no estará sujeta al pago de aportación económica o en especie o cualquier otro condicionante, ya que de lo contrario se violaría el precepto constitucional de la gratuidad de la educación y el reglamento que establece el carácter voluntario de estas aportaciones…”.

Así que desde este martes y hasta el próximo 17, padres de familia vivirán una temporada de martirio en muchas escuelas que son los feudos, los cotos de poder de muchos directivos en todo el país.

Los padres de familia deben saber que los requisitos que se deben cubrir para que un niño pueda ser preinscrito en primer grado en un plantel de educación preescolar son los siguientes: deben tener tres años cumplidos al 31 de diciembre de 2014; los niños de 4 y 5 años de edad cumplidos al 31 de diciembre de 2014 podrán ingresar al segundo y tercer grados. Para educación primaria podrán ser preinscritos en primer grado los niños que tengan 6 años cumplidos al 31 de diciembre del presente año. Para ambos niveles educativos, los requisitos incluyen la entrega de una copia del acta de nacimiento y la Cédula Única de Registro de Población (CURP).

Para educación secundaria, el procedimiento se rige por una serie de fechas vinculadas con la emisión de fichas para el examen de colocación, la cual se entregará en orden alfabético en el plantel de su interés. De esa forma, serán preinscritos a primer grado de educación secundaria (modalidades general y técnica) alumnos que cursen sexto grado de educación primaria, cuyo promedio sea aprobatorio y los egresados del nivel de educación primaria que sean menores de 15 años. En la modalidad de educación telesecundaria, se podrán preinscribir los menores de 16 años y menores de 18 que habiten en comunidades rurales e indígenas que carezcan de los servicios que ofrece la educación secundaria para adultos.

*** No se calman las aguas y corre el rumor de que sindicatos magisteriales firmaron un convenio con el Comité Organizador de los Juegos Centroamericanos y del Caribe para donar recursos económicos. El rumor que crece y crece dice que la finalidad es que el gobierno del estado pueda lucirse y realizare los mejores juegos del ramo de la historia.

Según lo que se sabe es que a los más de 130 mil profesores de Veracruz les descontarán el equivalente a una quincena a lo largo de los próximos meses; es decir, se hará poco a poco bajo quién sabe qué rubro, pero que así se hará.

Los trabajadores de la educación, que poco a poco se van enterando de la situación que hasta el momento sólo es un rumor, se encolerizan más y más y con toda la razón, puesto que afirman que se ser cierta la versión en ningún momento nadie les preguntó si están de acuerdo en donar una quincena en favor de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Los dirigentes magisteriales deben afirmar o desmentir la versión antes de que los maestros decidan tomar acciones que no beneficiarían a nadie en el estado. Si la versión es falsa se verá patentizada en los pagos que en los meses subsecuentes les hagan a los profesores, mismos que deberán llegar sin un peso de descuento más de los que ya se les aplican.

Si se quedan callados, el silencio será la confirmación del rumor, sin duda alguna.  

*** El viernes, Rocío Ojeda Callado y Namiko Matsumoto Benítez, presidenta y secretaria ejecutiva de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, rindieron un deslucido primer Informe Anual de Actividades.

Deslucido porque a él asistieron solamente los periodistas que tenían que cubrir el hecho. Ni siquiera los diputados de la Comisión de Atención y Protección de Periodistas de la LXIII Legislatura asistieron (Gabriela Arango Gibb, Eduardo Sánchez Macías y Juan Eduardo Robles Castellanos) de los que se supo no fueron invitados ni por Rocío Ojeda ni por Namiko Matsumoto. En cambio, se vio a muchos jóvenes estudiantes de comunicación acarreados como si fuera un acto de campaña electoral. Y como fueron acarreados, a esos jóvenes se les vio más entretenidos enviando mensajes por medio de sus teléfonos celulares que poniendo atención a lo que decía, dijeron, “una señora que habla de cursos y cursos con un peinado muy anticuado”.

El acto de primer informe de nadie sabe qué fue otra raya más a una serie de desatinos de la mencionada comisión.

e-mail: desdelaesquina@hotmail.com

Raymundo León

Raymundo León

Escribe la columna "Desde la esquina"