La delgada línea entre las reactivaciones escolares y económicas

En números rápidos, el 60% de los pasajeros son estudiantes y muchos de ellos son acompañados por sus padres y sumados en la misma red de transporte se trasladan maestros, empleados de escuela...

Todos queremos y necesitamos el regreso inmediato a nuestras actividades familiares, sociales, educativas, laborales, deportivas y recreativas; un retorno con las mismas condiciones anteriores, al menos cercanos y descubiertos.

Todos los días autoridades, empresarios, industriales, academia, asociaciones civiles, instituciones nacionales y fondos internacionales se esfuerzan desde sus trincheras y buscan la solución rápida y mágica para combatir el contagio de COVID 19 y ganar la batalla a favor de la nueva normalidad.

Bajo esta visión de combate, (aun con el buen logro de la vacunación en maestros), la estrategia aún muestra flancos débiles y no coordinados, además de la confusión y contradicción entre generales y mariscales, donde el frente educativo tiene un alto liderazgo, pero sin entregarle un real poder de mando, a pesar de demostrar su compromiso y logros hasta el cansancio…dicho de manera literal.

Entendemos que la logística para coordinar entre el sector educativo con las otras actividades es sumamente compleja, sobre todo cuando la nueva información (la corregida y la falsa) fluye, refluye y cambia cada segundo en materia de investigaciones de salud , estadísticas en tiempo real de contagio, semáforos dinámicos y hasta ocurrencias oficiales. Pero esa misma dificultad de organización entre los sectores también posee a su favor todo un año de soporte científico, de pruebas y errores institucionales (como estados que entran y salen de clases presenciales o entidades que cambian el color de su salud o las amenazas anunciadas de la tercera ola), pero sobre todo, se cuenta con la información recogida desde las reacciones ciudadanas ante iniciativas de todo tipo.

Así, recuperando las radiografías de transito urbano previas a la contingencia, es sencillo deducir que las actividades escolares son siempre impulsoras de todas las acciones diarias en nuestras ciudades, pues generan acercamiento social, relaciones comerciales activas, dinamismo económico, núcleos familiares enriquecidos y mucha, pero mucha, movilidad humana y contactos interpersonales, ya sea caminando, montados en bicicleta, en autos propios, sobre transporte público y viajando entre ciudades, y manteniendo ese sentido común, es obvio concluir que un regreso a clases descoordinado con el resto de las operaciones urbanas, puede provocar o acelerar súper olas de contagio del coronavirus.

Aplaudiendo de nuevo el éxito reciente de la vacunación docente y los esfuerzos pilotos de clases presenciales en comunidades como Campeche y Nayarit, se demuestra que vamos por buen camino pero no es suficiente ni más lo acertado. Al arranque de los ciclos escolares se activan simultáneamente tiendas de ropa, calzado y mochilas, papelerías, cafés internet, restaurantes, cocinas económicas y loncherías, librerías, pero sobre todo el transporte público, que es hoy un espacio móvil y multiplicador del alto riesgo de contagio. En números rápidos, el 60% de los pasajeros son estudiantes y muchos de ellos son acompañados por sus padres* y sumados en la misma red de transporte se trasladan maestros, empleados de escuelas y trabajadores de espacios y negocios “satélites” de la educación que mencionamos anteriormente, arrojando un resultado a nivel exponencial, pues un solo pasajero asintomático viajando los catorce días de incubación del virus puede contagiar a más de diez mil personas dentro de la red de transporte público.

Buscando el “como sí” para el regreso sano y seguro a clases presenciales, no debemos dejar pasar este grave escenario de reactivar las actividades escolares sin una planeación y coordinación en todas las áreas económicas y sociales. Un amplio sector médico y de la academia, incluyendo agrupaciones de maestros y asociaciones de padres de familia, han advertido con respaldo científico, que no están las condiciones sanitarias de prevención y predicción para el regreso seguro a los salones. Está comprobado que el mayor contagio del SARS-COV 2 ocurre en las partículas de aire (PM2.5) y no en las superficies como se sigue insistiendo e invirtiendo en miles de tapetes y líquidos sanitizadores o comprando lectores infra rojos de temperatura como inocentes filtros discrecionales, con números en pantalla que no comparten data útil y sólo exponen al contagio en la persona que toma la lectura.

No es satanizar a la educación, ya que la pandemia es un problema de salud, pero insistimos que regresar pronto a clases presenciales y no recaer en rebrotes de contagios, obliga a pensar y actuar de manera inmediata en una “reforma tecnológica educativa”, basada en la salud y el medio ambiente y transversal a todas nuestras actividades diarias, donde monitores de la calidad del aire (principalmente para CO2) controlen la purificación del aire dentro de los espacios académicos, añadiendo pulseras biométricas para académicos y empleados de las escuelas, pero sobre todo, con la integración de todos estos equipos, crear efectivas plataformas predictivas para vigilancia sanitaria, generando en tiempo real información oportuna para la toma de decisiones en materia de salud y educación.

Para información detallada y divulgación de nuestra ciencia aplicada a las nuevas aulas tecnológicas para el monitoreo de la calidad del aire y la trazabilidad de contagios, estamos a sus órdenes. Gracias por su lectura y a seguirse cuidando mucho.

_________________________

*Siendo mamá escolta, el factor de contagio crece, ya que después de dejar al hijo en la escuela la mujer viaja a otras actividades como su trabajo, ir de compras, algún trámite oficial, la visita social y volver a casa, para de nuevo re andar el camino a la escuela y recoger al hijo. En las ciudades medias las mujeres representan más del 50% de quienes realizan viajes en transporte público entre semana y fin de semana de acuerdo con datos de la Encuesta Origen-Destino del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/eod/2017/doc/resultados_eod_2017.pdf


Email: metropolis@unison.mx

Twitter: @Metropolis_HMO 

Francisco Ortega Enriquez

Francisco Ortega Enriquez

CEO del Centro METROPOLIS en la Universidad de Sonora Investigación, desarrollo e innovación de soluciones tecnológicas aplicada a salud pública, medio ambiente, movilidad y seguridad. Creador de la Plataforma BITa en tiempo real y a escala humana para trazabilidad y corte de contagios
Back to Top

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. %privacy_policy%

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.