Del método tradicional a STEAM, una nueva educación

"Esta propuesta pedagógica, aunque es reciente en nuestro país, está teniendo gran aceptación, al grado que en diversas instituciones privadas la están comenzando a impulsar en sus comunidades educativas."

Comparte la nota:

Las diversas maneras de enseñar, siempre han estado presentes desde que ha existido el escenario en que alguien que sabe y conoce algo, tiene la necesidad de enseñar a otro para que aprenda un saber requerido.

En condiciones normales, los sujetos viven enteramente en sociedad, desde que nacen, hasta que mueren y en dicho entorno pasan por un proceso en que es conveniente aprender a vivir e incluso a sobrevivir. Para esto, la escuela, la del pasado y la del presente, juega un papel trascendental al buscar transmitir a los aprendientes lo que necesitan saber para poder comprender, incorporar y desarrollar en su medio ambiente, sea desde el nivel más elemental, hasta el más especializado.  Por ello, a lo largo de la historia de la evolución de la educación se han venido generando y proponiendo diversos métodos que se implementan en los procesos de transmisión entre los docentes y los discentes, a veces con éxito, otras no tanto.

Partiendo de diversas teorías como la Conductista (Skinner), Constructivista (Piaget), Socio-Constructuvista (Vygostky), Aprendizje Significativo (Ausubel), Aprendizaje por descubrimiento (Bruner), Aprendizaje social (Bandura), Inteligencias Múltiples (Gardner) y recientemente, a partir de la sociedad digital, el Conectivismo (Siemens), las cuales han servido de sustento para construir los mejores modelos, métodos, técnicas, estrategias y caminos para transferir el conocimiento a quienes aspiran a obtenerlo, también, de dichas corrientes, han surgido diversas metodologías para lograr alcanzar los aprendizajes esperados. No obstante, por muy bien sustentada que esté la teoría y el método, los sujetos aprenden a partir de sus propias características, esto es algo que cualquier sistema, modelo y actor educativo no deben olvidar.

Luego entonces, las formas de enseñar deben ser condescendientes con las capacidades visuales, auditivas y kinestésicas que cada individuo posee, aunque si reflexionamos un momento, la educación integral debería buscar despertar y desarrollar todas estas facultades en cada ser humano.

Es así que, entre las principales metodologías educativas o métodos de enseñanza, podemos identificar a dos grandes grupos: lo tradicional y lo innovador. La gran cuestión es, ¿Cuál es la metodología de enseñanza-aprendizaje más apropiada para los tiempos actuales?

Entre lo tradicional, en que normalmente el alumno es pasivo, escucha y sigue las indicaciones del profesor, se identifican los siguientes tipos: exposiciones, clases magistrales o charlas docentes, prácticas manuales al interior del aula o laboratorio, orientación y asesoría personalizada, elaboración de ejercicios, repetición y memorización de palabras, conceptos, fechas, personajes y sucesos, tareas y evaluaciones escritas.

Por el otro lado, en las metodologías innovadoras se identifica una gran cantidad de alternativas que le ponen más dinamismo y meten al aprendiente a interactuar en el proceso, en este grupo encontramos: Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), Aula Invertida (Flipped Classroom), Pensamiento de Diseño (Design Thinking), Aprendizaje Basado en el Pensamiento (Thinking Based Learning), Gamificación, Aprendizaje Basado en Problemas, Aprendizaje Basado en Competencias, Educación Emocional, Aprendizaje Basado en Retos, Aprendizaje Basado en el Juego (ABJ), Comunidades Virtuales de Aprendizaje y el Movimiento Maker (Hazlo tú mismo), entre muchos otros.

Cada uno de ellos tiene su propio valor, su esencia y su modo, en todos se pueden encontrar buenas experiencias y evidencias. Unos son oportunos para un tipo de población y otros para otra, la escuela y el enseñador se encargan de elegir la ruta más indicada –siempre y cuando conozca la variedad existente–.

En las escuelas, sobre todo en las privadas, se puede encontrar la implementación de diversos modelos y metodologías, pero en los recintos públicos, regidos por los planes y programas de estudio, que impone desde 1921 la SEP, se sigue habitualmente la educación tradicional, a menos que encontremos a algún profesor osado y con el valor suficiente para atreverse a implementar nuevos caminos de enseñanza.

Como sabemos, el mundo ha cambiado enormemente en los últimos años, y esos cambios implican la necesidad de nuevos saberes, pero al mismo tiempo de nuevas formas de enseñar, aprender y de formar. Es por ello, que una nueva propuesta educativa ha surgido a raíz de las nuevas circunstancias socio-digitales.

La revolución digital trajo en los Estados Unidos, en los años noventa, el surgimiento de un nuevo movimiento denominado STEM, por sus siglas, Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. En esta propuesta pedagógica, estas disciplinas del conocimiento técnico, son consideradas como pilares y de utilidad permanente para la vida cotidiana, las cuales en su conjunto, si se adquieren y desarrollan mediante su propia metodología, darán respuesta a los saberes y competencias que los individuos necesitaran para afrontar la vida digital.

Con el paso del tiempo, este movimiento ha venido creciendo y siendo aceptado en diversas regiones del mundo, al grado que en los países asiáticos tuvo gran relevancia. En estos países se incorporó una nueva disciplina, las “Artes”, como una necesidad obligada para los participantes de esta propuesta. Así, en la actualidad se denomina metodología STEAM, por sus siglas, Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas.

Pero, ¿qué es la educación STEAM?  Este modelo busca fomentar el aprendizaje transversal de sus disciplinas, en que los contenidos de cada una participan simultáneamente, no se trabajan de manera aislada, sino de manera interdisciplinar, buscando inculcar en los participantes aprendizajes significativos para el entorno en que se desenvuelven. Paralelamente, se impulsa el desarrollo de ciertas habilidades, actitudes, aptitudes, así como el pensamiento científico, cuantitativo y social al buscar intervenir en una problemática de la sociedad. En este modelo se fusionan las bondades de la educación formal con la informal, no tiene límites.

Esta propuesta pedagógica, aunque es reciente en nuestro país, está teniendo gran aceptación, al grado que en diversas instituciones privadas la están comenzando a impulsar en sus comunidades educativas.

Ya se ha reflexionado que cada población escolar, asignatura, nivel y modalidad, tienen sus propias particularidades, es por ello que, el enfoque STEAM abre una nueva oportunidad para experimentar y atreverse a dotar de conocimientos y competencias que los sujetos requerirán para la sociedad pospandemia.

El gran dilema es, si el nuevo modelo educativo que viene preparando la SEP, estará considerando esta metodología como una innovadora forma de educar o seguiremos en el camino tradicional.

TEMÁTICAS: SEP