A siete años de la firma de los “10 Compromisos por la Educación” en Michoacán, propuesta del Señor X

"Lo reiteramos hoy y siempre, si hay que construir pactos y acuerdos, éstos deben ser con el pueblo de México, con el pueblo trabajador y no con Claudio X. González."

Comparte la nota:

El 26 de mayo del 2015, los candidatos al Gobierno del Estado, elección que se celebró el 7 de junio de ese año, firmaron los «10 Compromisos por la Educación”. Propuesta de uno de los principales opositores del Gobierno de México en la actualidad: Claudio X. González Guajardo, presidente en ese entonces de la asociación “Mexicanos Primero”.

En un comunicado, el magnate señaló que lo suscribieron Luisa María Calderón Hinojosa, del Partido Acción Nacional (PAN); y Ascensión Orihuela Bárcenas, de la coalición del Revolucionario Institucional y Verde Ecologista de México (PRI-PVEM). Además, Silvano Aureoles Conejo, de la alianza de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Nueva Alianza; Manuel Antúnez Oviedo, de Movimiento Ciudadano; María de la Luz Núñez Ramos, de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y Gerardo Dueñas Bedolla, del Partido Humanista.

10 Compromisos por la Educación en Michoacán.

  1. Se cumpla con el ciclo escolar de 200 días, se aplique el descuento a maestros faltistas y el despido a quien se ausente del aula, sin justificación, por más de tres días.
  2. Se impulse mayor equidad en la educación, nivelando paulatinamente a las escuelas en infraestructura y medios para el aprendizaje. Poniendo especial atención en las zonas marginadas e indígenas del país.
  3. Se celebren y apliquen, sin excepción, las evaluaciones a los alumnos y a las escuelas del sistema educativo nacional.
  4. Se concursen todas las plazas vacantes de maestro, director, asesor técnico-pedagógico y supervisor y que éstas se asignen a los mejor calificados en los concursos de oposición (ninguna plaza debe entregarse por motivación política o en automático al salir de la escuela normal; nunca más se debe vender o heredar una plaza docente).
  5. Se destinen recursos humanos y financieros suficientes y pertinentes para la formación inicial y capacitación de los maestros, lo que incluye actualizar a las escuelas normales.
  6. Se evalúe a cada uno de los maestros, directores y supervisores de manera periódica y se apliquen las consecuencias (reconocimiento, promoción, apoyo, capacitación o remoción) que la ley establece.
  7. Se transparente y depure la nómina magisterial para dejar de pagar -con dinero destinado a los maestros- a aviadores, comisionados sindicales, trabajadores administrativos o a cualquier otra persona que no desempeñe función docente.
  8. Se construya, actualice y haga público y consultable el Sistema Nacional de Información y Gestión Educativa, así como los padrones y nóminas magisteriales a nivel estatal y nacional.
  9. Se promuevan y celebren las jornadas de transparencia en todas las escuelas, vigilando que se rinda ante la comunidad un informe de actividades y rendición de cuentas a cargo del director del plantel.
  10. Se instrumente un sistema accesible a los ciudadanos y docentes para la presentación y seguimiento de quejas y sugerencias respecto del servicio público educativo.

Al revisar el contenido de los «10 Compromisos por la educación en Michoacán», nos damos cuenta que no eran otra cosa más qué el intento de garantizar la aplicación de la mal llamada reforma educativa y sus consecuencias punitivas a los maestros de Michoacán, porque la resistencia magisterial estaba contendiendo su implementación.

Cientos de maestros michoacanos, entendimos en ese momento, que al firmar tod@s los candidatos esos compromisos, la lucha contra la mal llamada reforma educativa iba a ser larga y debería continuar independientemente de los resultados electorales, las esperanzas por detener la mal llamada reforma educativa no iban estar puestas en ningún candidat@, sino en la organización, la lucha y la fuerza del magisterio en Michoacán.

Reconocimos en ese momento que como gremio deberíamos darnos la oportunidad de acompañar a l@s candidat@s que demostrarán ser de izquierda en la práctica; y no sólo en el discurso.

Reflexionamos qué los únicos pactos, compromisos y acuerdos que deben suscribirse son con el pueblo, con los trabajadores y no contra ellos.

Históricamente nuestro sindicato había acompañado la lucha de estudiantes, trabajadores, comerciantes ambulantes, colonos, normalistas, trabajadoras del hogar, desempleados, electricistas, mineros, campesinos, comunidades indígenas, y en estos últimos años, el magisterio encabezaba una histórica lucha en contra de la mal llamada reforma educativa.

Consideramos qué la reforma educativa, como los 10 Compromisos por la Educación en Michoacán, era la definición de los candidatos, sobre de qué lado iban a colocarse políticamente una vez llegados al gobierno.

En un comunicado, desde la Ciudad de México, el señor X, expresó: “Reconocemos y agradecemos la respuesta de todos los candidatos a gobernador en Michoacán a través de la que se obligan a cumplir con la ley y a impulsar la mejora educativa”, indicó. «La tarea no termina el 7 de junio. Sólo comienza. Los ciudadanos estaremos vigilantes y pendientes de reconocer el cumplimiento y prestos a exhibir el incumplimiento y exigir la corrección».

Agregó que, ante esta situación, “nada ni nadie debe detener la mejora educativa en el estado y pidió apoyar a los campeones de la reforma ́.”

La contienda electoral, la ganó Silvano Aureoles, enarbolando una falsa izquierda, pero bien defendió su política de derecha y plena sumisión al gobierno de Enrique Peña Nieto.

La historia nos confirmaría que su adhesión al Pacto por México como diputado y al suscribir los 10 Compromisos por la Educación de Claudio X. serían su definición más dura y la defensa más férrea de esos nefastos pactos para combatir y perseguir incansablemente al movimiento magisterial.

Impuso como política de estado la represión sistemática al movimiento magisterial y normalista. Fueron incontables las detenciones arbitrarias y masivas, los descuentos injustificados, las retenciones de salarios, el uso excesivo de la fuerza, que no debe quedar impune; y, al final de su mandato, el incumplimiento al pago de 4 quincenas de 35 mil maestros con clave estatal.

Lo reiteramos hoy y siempre, si hay que construir pactos y acuerdos, éstos deben ser con el pueblo de México, con el pueblo trabajador y no con Claudio X. González, quien nunca estuvo preocupado por la educación del pueblo, esa sólo fue una falsa bandera para privatizar la escuela pública.

De hecho, la educación es un tema que ya ni siquiera toca el Señor X, ya está más preocupado por las elecciones del 2024, y por lograr una gran alianza de la derecha del país para regresar a los neoliberales al poder y tratar de borrar los logros de la 4T.

Incluso hace unos meses amenazó con anotar en una lista negra a aquellos que por acción u omisión apoyan a la 4 Transformación, si los neoliberales lograran (sueñan) volver a la presidencia de México en 2024.

Así con esa impunidad puede amenazar quién se considera un “filántropo” a quienes piensan diferente a él, mientras acusa y señala de sembrar campañas de odio y polarizar al país a quien no piensan neoliberalmente como él.

Ya para terminar, sólo quiero recordar que el próximo 7 de junio se cumplen 9 años de los eventos trágicos en la autopista Siglo XXI, donde cientos de maestros se manifestaban contra la mal llamada reforma educativa y algunos de ellos perdieron la vida.

Imposible olvidar a quienes entregaron su vida defendiendo los derechos del magisterio nacional.

Y en diciembre próximo se cumplen 10 años de que el PRI, el PAN y el PRD aprobarán la mal llamada reforma educativa. Prohibido Olvidar.