Variopinto

Compartir nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Antes   de empezar  deseo expresar mis felicitaciones y agradecimiento  a “El Sudcaliforniano”  por sus 45 años de servir a la comunidad a través de la información, además de  ser vehículo de los distintos sectores sociales, políticos, económicos y en lo individual,  para difundir sus acciones, promociones, festejos, logros y frustraciones… Felicidades y muchas gracias.

Ante tanto suceso  imposible de analizar, describir, interpretar  uno se queda pasmado.  Hace casi mes  y medio que  regresé a esta ciudad, La Paz, Baja California Sur,  después de un  viaje a Canadá y el comentario  obedece a una experiencia  antes de  abordar el avión. Mientras  hacía  “la cola”  para documentar  llegó una manifestación   de unos cuantos jóvenes para protestar por la deportación de un niño de 14 años.  La petición concreta de los manifestantes consistía en que antes de despegar, los pasajeros nos pusiéramos en pie para reprobar  por ese hecho, naturalmente que me puse en pie  y al voltear hacia la parte posterior del avión a ver si veía a otra persona parada, descubrí  en el último asiento, unos ojitos que se movían en todas direcciones, como queriendo ver a alguien más, casi estoy segura que era el muchachito deportado… nadie más se paró…y pensé… por eso estamos como estamos los mexicanos, no somos capaces de solidarizarnos con el otro, por lo menos tratar de entenderlo y/o ponernos en sus zapatos, si a mí me va bien, que cada uno ” se rasque con sus uñas”

No se trata de estar en contra de las leyes de ningún país,  mis respetos para esa gran nación y para todas donde también hay problemas, el abuso del fuerte contra el débil, de la prepotencia y  violencia de las autoridades contra  los pobladores  nos regresan casi a la edad media. Creo que  lo “justo” debió haber sido que se deportara a la madre junto con el hijo, (ella se lo llevó a aquél país cuando tenía 8 años)  el muchacho no estaba allá por su voluntad, y mandarlo sólo de vuelta  en calidad de delincuente  mayor de edad a un lugar   del  que   fue sacado quién sabe por qué motivos, sin la compañía  de un adulto  me parece cruel, pero las injusticias son el pan nuestro de cada día y terminan pagando justos por pecadores.

Por otra parte, “Gloria a Dios en las alturas  recogieron las basuras “…dice una canción que canta Juan Manuel Serrat, por fin  limpiaron el baldío que  desde hace tiempo habíamos solicitado se despejara  debido a la contaminación e inseguridad que representaba para los vecinos, gracias al Regidor José   de la Toba  por atender nuestra petición; no vinieron de servicios públicos, pero suponemos que el Ayuntamiento hizo lo que debía  ante el propietario del predio. A propósito de mal aspecto contaminación  y otros problemas, casi frente al palacio de gobierno estatal, donde antiguamente había un negocio de pizzas, está tan abandonado y desprotegido que hace unos días  a temprana hora una camioneta de carga estaba echando escombro… “en las narices del poder estatal”.  Están colocando los adornos navideños, pero es como echarse perfume sin bañarse…ojalá puedan limpiarlo  antes de encender las luces. Hace tiempo, un año o más, sugerí  en el módulo de información  de Finanzas  del gobierno estatal que cortaran los árboles que tapaban los cajeros automáticos  porque me parecía muy peligroso para alguien que  por la noche tuviera necesidad de acudir a alguno, tal vez no atendieron mi sugerencia; pero ya despejaron los cajeros…gracias…

Aprovecho esta cadena de agradecimientos para  agradecer   la repavimentación con concreto hidráulico  de la calle 5 de Mayo… no le ha tocado  su turno, pero le urge, es una serie de hoyos que parece que los vehículos van  en un juego de canicas, también la calle Normal Urbana  está en condiciones deplorables, por lo menos de Padre Kino al Malecón que es el tramo que conozco de la 5 de Mayo y la otra creo que termina en la Normal.

¿Se han fijado? antes, cuando éramos diferentes  y pagábamos  una tasa de IVA  distinta  a la del resto del país, no  éramos tan iguales en la violencia, oír de ejecutados era  muy raro, pero desde que nos igualaron en el IVA  también hemos padecido más los embates de la violencia… dicen que relacionada con el crimen organizado… ¿ no será terrorismo de estado para que nos vayamos acostumbrando? ya ven cómo están en otras entidades..

En el  desfile del  20 de noviembre se notó  el esmero de los maestros  los distintos niveles educativos , las escuelas no tienen los recursos del IMSS o el ISSSTE, sin embargo tuvieron  excelente participación; me llamó la atención  que  los alumnos del CONALEP   iban   jalando  un remolque  con una joven    sobre una plataforma muy alta  que lucía muy bien,¿  sería por falta de vehículo?, además  una camioneta  que iba con  una secundaria también era empujada…Los alumnos  de un Cecyt, ( espero no me falle la memoria) lucieron muy bien , eran  los “Voladores  de Papantla”   no podían quedarse atrás las dos Normales,  muy gallardos y elegantes sus contingentes.. .Felicidades a  los maestros y los alumnos… la  pregunta  ¿qué hubieran hecho todos los gobiernos  del país sin la participación de los maestros? Si los alumnos  destacan  en cualquier actividad, sea intelectual, artística o deportiva,  es por su capacidad, pero  generalmente participan a nombre de una institución   acompañados por un maestro. Los maestros por error son los menos,  y como dicen por ahí, de todo hay en la viña del Señor. El gobierno piensa que son “fieras  que hay que domesticar” no seres humanos en los que hay que desarrollar al máximo sus potencialidades para que tengan  la capacidad de  desarrollarlas en sus alumnos  y  sean más productivos. Felicidades maestros, algunos hacen su tarea muy bien aunque a todos los midan con el mismo rasero y no precisamente a favor y a pesar de los tarados  oportunistas que “eligen” como dirigentes y que ya se preparan para   diputados.

Esperanza Vega Soto

Esperanza Vega Soto

Profesora jubilada después de 40 años de servicio en Baja California Sur. Testigo de muchas reformas educativas. Inicié mi labor en El Fuerte, Sinaloa en 1966.