USICAMM: Viacrucis Magisterial

Compartir nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Recientemente iniciaron los procesos de inscripción a la promoción vertical, a la admisión al servicio docente y el de promoción horizontal, todos ellos son procesos que le brindan la posibilidad de acceder a una categoría mayor dentro del sistema educativo a los que ya están en servicio, les permite participar por una plaza a los que un no la tienen y finalmente permite a todos aquellos docentes en servicio que reúnan los requisitos de la convocatoria, a participar por estímulos económicos desempeñando una misma función.

La demanda ha sido inédita, nunca antes en la historia de este país había habido tal inquietud para participar en los procesos antes descritos. Tan es así que la plataforma informática habilitada para dicho fin, ha sido insuficiente y lastimosamente incapaz de procesar todas las solicitudes de los docentes interesados en participar.

Sin embargo, es necesario puntualizar algunas cuestiones que a mi parecer han hecho que los procesos estén en el ojo del huracán y han hecho también que los maestros a través de las redes sociales manifiesten de manera abrupta su descontento en contra de la plataforma venus particularmente, por esa misma vía, muchos docentes por no decir cientos, piden la renuncia del titular de la USICAMM.

Algunos de los factores que ha mi parecer ha dejado la percepción de incapacidad de la USICAMM en los procesos en curso, comparativamente con otros procesos del pasado son los siguientes:

Iniciaré con la extinta carrera magisterial, los mecanismos empelados para la participación en carrera magisterial en todas las etapas de participación se daban mediante el llenado de unas fichas que traían óvalos por rellenar, dichas fichas posteriormente se hacían llegar a las coordinaciones estatales y ya en la coordinación se leían mediante un lector óptico que generaba una base de datos de inscripción inicial, de esta manera cada entidad federativa conformaba sus bases de datos de inscritos y a partir de allí se le daban seguimiento a todo el proceso en cada etapa correspondiente, lo más difícil en esa época era que la maquina no leyera alguna cedula y el informático encargado tendría que hacerlo de manera manual. Hasta acá, ninguna saturación ni molestia de ningún participante. Excepto cuando por alguna extraña razón alguna cedula se extraviaba o simplemente no se leía.

La actual plataforma venus inició sus operaciones con la entrada en vigor de la LGSPD, en el extinto servicio profesional docente. Dicha plataforma dio inicio a su funcionamiento con los procesos de inscripción al concurso de ingreso al servicio docente en 2014, evidentemente la plataforma funcionó bien en su primer momento e inclusive después cuando tuvo que llevar a cabo concursos extraordinarios por la demanda de docentes denominados idóneos. Si bien habrá tenido algunas fallas, nunca como las que ocurren ahora, lo cual tiene una explicación hasta cierto punto lógica.

Recordemos que posterior a los procesos de ingreso al servicio docente, iniciaron las listas de los maestros que de acuerdo a ciertos criterios deberían evaluar su desempeño, es decir, a fuerza, en ese entonces, el magisterio nacional señalaba dichos procesos como punitivos, ya que lo que estaba en juego era precisamente su permanencia en el servicio. Los procesos descritos jamás incluyeron un porcentaje siquiera comparativamente de cerca a la demanda actual existente. Es decir, que nunca la plataforma venus se vio expuesta a una demanda tal como ocurre en este momento.

Actualmente y al haberse derogado la LGSPD y después de transcurrir dos años sin ningún proceso de evaluación, ni concursos en que participar, los maestros ven en los diferentes procesos actuales la única posibilidad de mejorar sus condiciones laborales y salariales, que en términos reales son mejoras a sus condiciones de vida, lo cual se hace evidente con la enorme demanda que ha tenido la plataforma y que siendo realistas las autoridades debieron prever con todos los requerimientos técnicos. Tiempo tuvieron de sobra.

No defiendo a nadie, pero creo que lo que ocurre actualmente era de esperarse, tienen razón los maestros que se quejan, ver que se diluyen en las manos la única oportunidad de mejorar que han tenido en años, es como mínimo frustrante.

La USICAMM tiene en sus manos un proceso que debe dejarle infinitos aprendizajes para el futuro, el papel todo lo aguanta, pero hacer lo que dices que vas a hacer es otro cantar, por el bien del magisterio nacional deben corregirse los errores actuales que directamente se le pueden achacar al mal funcionamiento de la plataforma y asumir las responsabilidades que esto conlleva, desde mi perspectiva personal debe haber muchísima empatía con los maestros y los maestros demostrarla también con quienes están aprendiendo de una situación inédita.

Jorge Isaac Alvarado Alcocer

Jorge Isaac Alvarado Alcocer

Soy un firme creyente de que si queremos contribuir a formar ciudadanos libres, participativos, responsables e informados, capaces de ejercer y defender sus derechos, debemos empezar siendo maestros con tales características.