¿Qué opina del cambio de guías a orientaciones en el Consejo Técnico Escolar?

"Mucho más que la sustitución de un nombre, el paso de la Guía de trabajo que acompañaba las sesiones del CTE a las Orientaciones para elaborar el Programa Escolar de Mejora Continua representa un verdadero cambio de rumbo de la educación en México."

Comparte la nota:

 Maestras y maestros son los principales responsables de realizar esta metamorfosis. ¿Qué piensan al respecto?

Aquí una serie de interesantes reflexiones de primera mano sobre el tema:

En lo personal, me parece muy agradable que manden hojas definidas, concretas, porque nosotros las analizamos y nos llevan al plan de estudio. Dicen: “lean esta parte”, la leemos y ya: todo es como más procesado. En este periodo tenemos que leer los ejes articuladores o, por ejemplo, nos mandan lo que es el Campo de Lenguajes y nada más analizamos lo que es concretamente lenguaje. Le vamos entendiendo mucho mejor. Anteriormente nos mandaban mucha información. La teníamos que leer, pero ¿y lo concreto dónde estaba? Ahora ya es lo más concreto que se puede, y así lo comprendemos con mucha más facilidad. Esa es la finalidad de los consejos técnicos escolares: entender lo que se pretende trabajar para mejorar el aprendizaje de nuestros niños.

Obdulia Tepehuaxco Tlaixco, docente de preescolar indígena en Morelos

Las orientaciones son fáciles de comprender y trabajar, nos dan la libertad: no hay un formato que indique qué hacer y qué producto entregar. Las y los docentes tenemos la libertad de elegir los materiales que nos van a apoyar en el tema que se analice. Se nos hace más práctico, nos dan la opción de ser autodidactas.

Miriam Vázquez Cárdenas, docente de preescolar en Morelos

Las orientaciones nos han dado mayor libertad en las zonas y sectores, pero a veces nos hemos perdido. Las guías tenían uniformidad, aunque no teníamos las mismas dificultades, caminábamos hacia el mismo lado. Con las orientaciones tenemos más libertad, pero al reunirnos nos damos cuenta de que transitamos hacia diferentes puntos y nos estamos perdiendo un poco en los trabajos colegiados.

Alicia Guerrero, asesora técnica pedagógica de preescolar en Tamaulipas

Las orientaciones han sido un reto para nosotros como directivos. Estábamos acostumbrados a que nos decían paso a paso qué hacer, con tiempo y actividades precisas. Ahora debemos organizar y desglosar la sesión general, decidir en qué tiempos se van a realizar las tareas y qué productos vamos a construir. Ya nos vamos adaptando a organizar las reuniones con nuestras directoras.

Nora Ochoa García, supervisora de preescolar en Tamaulipas

Para nosotros como docentes ha sido un cambio bien aceptado. Anteriormente las guías marcaban paso a paso cómo ir realizando un Consejo Técnico Escolar; con estas nuevas orientaciones tenemos la oportunidad de decidir cómo utilizar los tiempos. Como su nombre lo dice, son orientaciones que podemos utilizar o no en función de las necesidades que tengamos en nuestras escuelas.

José Manuel Cárdenas Urióstegui, docente de primaria multigrado en Morelos

Con el cambio de las guías a las orientaciones se ha priorizado la formación docente. En cada reunión analizamos aspectos relevantes del nuevo plan de estudio, lo que nos permite apropiarnos de conceptos importantes. Este cambio ha sido favorable, ya que anteriormente no dedicábamos tiempo suficiente a reflexionar y profundizar en los planes de estudio.

Rosa Nohemí Reyes, docente de primaria unitaria en Durango

Las orientaciones me parecen muy buenas, es alentador advertir la revalorización del magisterio en el ámbito pedagógico, nos están tomando más en cuenta. Con los materiales que nos proporcionan, podemos analizar el contenido de manera previa al colegiado del CTE. Además, sabemos que los programas están en construcción y que se van a llevar a cabo mejoras para esos materiales.

Daniel Guillermo Gómez Ochoa, docente de primaria multigrado en Tamaulipas

Ha sido un cambio drástico. Las orientaciones nos dan la pauta para que como colectivo docente tomemos decisiones, organicemos el tiempo y llevemos a cabo las acciones con autonomía profesional, tomando como referente las necesidades e intereses del plantel educativo. Esto es positivo, aunque para desarrollar algunas actividades es necesario puntualizar con ejemplos y tiempos específicos.

Zezly Olivares, directora frente a grupo de primaria multigrado en Tamaulipas

A partir de octubre de 2022, en lugar de una Guía de trabajo nos enviaron las Orientaciones para elaborar el Programa Escolar de Mejora Continua. Las autoridades escolares no advirtieron [sobre] este reemplazo: fue hasta la sesión de noviembre que el colectivo docente reconoció el cambio. Dada la incertidumbre para analizar el Programa sintético y elaborar el Programa analítico, esperamos contar con las orientaciones de manera anticipada para organizar las sesiones del CTE.

José Manuel Martínez Ramírez, docente de primaria en Durango

Aunque nos costó trabajo entender las orientaciones, el cambio ha sido positivo. Las orientaciones permiten mayor libertad y autonomía para que el maestro decida cómo organizar el tiempo en los consejos técnicos; con las guías, el maestro se sentía presionado para cumplir con los productos que se debían entregar.

Nadia García Orihuela, asesora técnica pedagógica de primaria en Morelos

Me parce un cambio positivo, ahora podemos proponer nuevas actividades y tenemos la capacidad para hacerlo, innovar y salirnos de esa cajita de preguntas y productos que teníamos con la guía. Nos abre el panorama de cómo nos vemos a nosotros mismos entre pares.

Marisol Lara García, asesora técnica pedagógica de primaria en Morelos

En las guías anteriores teníamos una manera uniforme de hacer las cosas: leíamos los materiales, comentábamos las preguntas y concluíamos en plenaria. Las orientaciones nos invitan a explorar los materiales, a analizar nuestras problemáticas. Como maestros, tenemos mayor información para analizar y poner más de nuestra parte.

María Sagrario Gallegos Ramírez, docente de telesecundaria en Tamaulipas

En las orientaciones se observa una reducción del contenido e instrucciones a seguir en las sesiones de CTE, lo que significa mayor autonomía para las y los docentes. Anteriormente seguíamos el guion de las sesiones, teníamos claro qué hacer y los productos que debíamos obtener. El mayor reto para las nuevas orientaciones consiste en ofrecer una idea clara de lo que se espera. Por ejemplo, en el diseño del Programa analítico: las orientaciones hablan del tema, dicen qué elementos debe contener, pero no hay una imagen o descripción del proceso a desarrollar.

Noel García Arámbula, docente de Matemáticas, secundaria técnica en Durango

Las orientaciones son repetitivas. No me queda claro el orden en que la Secretaría [de Educación Pública] quiere que abordemos el plan y los programas de estudio. Vengo de una cultura de: “A mí dámelo por partes, en un proceso, qué quieres que vea primero, qué quieres que vea después. Ya vi esto, después ¿qué sigue?”.

José Ángel Juárez, docente de Ciencias, secundaria técnica en Tamaulipas

Las orientaciones han sido muy generales; las guías estaban más completas, se precisaban los temas y actividades a trabajar. Los directivos trabajan lo que consideran importante, pero se hace tedioso y pesado porque sólo hablan ellos; la participación de los docentes es mínima, los consejos se me han hecho más pesados y aburridos.

Shwen Navarro Mendarósqueta, docente de secundaria técnica en Ciudad de México

Publicado en el Boletín Educación en Movimiento núm. 15 (tercera época) de Mejoredu, disponible AQUÍ.

TEMÁTICAS: CTE | MEJOREDU