MicompuMX: Un fracaso anticipado.

Compartir nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Como todo lo que el gobierno regala es obsoleto, falso, chafa y discriminativo; una vez más se confirma que para la aristocracia gobernante aun las migajas y limosnas deben ser lucrativas.

Tal es el caso de los equipos de cómputo portátiles que se entregaron (a medias por cierto), a los alumnos de quinto y sexto grado de educación primaria de los muy mencionados estados seleccionados.

Una baratija grosera, ofensiva e hipócrita que causa impotencia para la mayoría de las personas que conocen sobre este tipo de asuntos; pues demuestra ese  “razonamiento” de nuestros políticos de que con cualquier cosa se debe conformar  “la indiada”,  afín de cuentas sigue siendo la misma transa: continuar cambiando espejitos por oro.

Las laptop no sirven…y eso no quiere decir que seamos exigentes, sino por el contrario; que los niños y niñas aunque sean de escuela pública (y todas las malas prácticas que ésta pudiera tener), merecen herramientas e instrumentos de aprendizaje dignos, de calidad,  no un juguetito; no un “regalito” por el que sus papis deban venerar al Presidente de los Compromisos Cumplidos.

Porque muchos de esos niños y niñas junto con sus maestros (as) de verdad concibieron esa oportunidad como algo prometedor y benéfico en todos sus aspectos. Triste realidad que se veía venir, profecía cumplida.

¡El proyecto ya es un fracaso!

Herramientas y recursos de quinta para alumnos de tercera. El caso es hacer como que importa. Como que ahora si las cosas son en serio. Por eso con justa razón algunos docentes se apropian el lema de “hago como que trabajo y la SEP hace como que me paga”.

Pero debe tener fecha de caducidad aquello de que el pueblo entre más ignorante, más fácil es de gobernar…

Y capacidad de aprender si tienen (y de sobra) los niños de nuestro país. Quizá precisamente eso sea lo que tanto temen los políticos. Mientras podríamos empezar por cambiarle el sistema operativo, y esperar el tiempo del desquite.

 ¡Revolucionemos el pensamiento colectivo…!

Baldemar Montejo Martínez

Baldemar Montejo Martínez

Profesor de educación primaria. Simpatizante de la justicia y la honradez.