in

Imprescindible cumplir con el derecho a la educación aun en esta situación de contingencia: expertos

El Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, coordinado por Mejoredu, debe contar con la colaboración y el trabajo conjunto de todos los actores educativos para impulsar el aprendizaje de las y los estudiantes, favorecer la formación continua y el desarrollo profesional docente, promover la mejora de los planes y los programas de estudio, propiciar el desarrollo de las escuelas ubicadas en las zonas más desprotegidas del país, y contribuir a que se cumpla el derecho a la educación, manifestaron los participantes en la mesa de análisis La Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación. Ejes de actuación.

Etelvina Sandoval ―comisionada presidenta de la junta directiva de Mejoredu― destacó que ante el problema social que se vive es imprescindible atender el derecho a la educación desde una perspectiva de participación, por lo que se requiere del trabajo colectivo, la recuperación de experiencias y el establecimiento de nuevos rumbos para mejorar la educación.

Durante el análisis del documento rector de la comisión La mejora continua de la educación. Principios, marco de referencia y ejes de actuación, informó que el trabajo de esta institución se agrupa en dos ejes: la emisión de lineamientos, criterios, sugerencias y programas para la mejora continua de la educación y la generación de conocimiento e información a través de investigaciones, indicadores y evaluaciones diagnósticas y formativas.

En la última mesa de ciclo Aportes para la mejora continua de la educación organizado por esta institución, Sandoval Flores señaló que los productos y las acciones que realiza Mejoredu buscan propiciar el progreso de las escuelas; de la formación continua y el desarrollo profesional docente, de los materiales educativos y de los planes y programas de estudio.

Luego de comentar que la transmisión de las cinco mesas de análisis del ciclo organizado por Mejoredu acumuló más de 80 mil asistentes, dijo que otro propósito central de este organismo es ofrecer a los actores educativos información y conocimiento útiles.

Rafael Freyre ―consejero técnico de la comisión― consideró que, ante la crisis sanitaria que se vive y lo que conlleva, debe trabajarse en la consolidación de Mejoredu para contribuir a la mejora del Sistema Educativo Nacional, ante un mundo que ya cambió, y enfatizó la necesidad de generar conocimiento e información comprensibles y confiables que ayuden al avance de las comunidades educativas y sus actores.

Señaló que dentro de las diversas tareas que realiza Mejoredu está la de efectuar evaluaciones diagnósticas, formativas, integrales y contextualizadas que permitan llevar a cabo una valoración realista sobre el estado que guarda el aprendizaje de los estudiantes, y que el trabajo de la comisión en materia de indicadores educativos constituye una base sólida de información confiable para la toma de decisiones orientadas a la mejora de la educación.

Susana Justo titular de la Unidad de Vinculación e Integralidad del Aprendizaje― destacó que entre los propósitos de la formación continua están: priorizar el beneficio del aprendizaje de las y los estudiantes y la mejora de la práctica docente; recuperar saberes y conocimientos de maestras, maestros y demás figuras de educación básica y de media superior, y considerar el contexto escolar y socio cultural de las y los actores educativos.

Dijo que entre los desafíos que enfrenta la comisión está el de convocar a las autoridades educativas del país a la construcción de un proyecto interinstitucional con una visión compartida sobre la formación continua y el desarrollo profesional docente que permita articular esfuerzos, dar voz a las maestras y los maestros, y crear alianzas entre actores estratégicos.

Dio a conocer que Mejoredu está lista para presentar y analizar una propuesta de plan de formación continua y desarrollo profesional docente de mediano plazo, e indicó que es necesario impulsar alternativas que ayuden a la mejora de esta formación mediante programas que privilegien el enfoque situado, así como mejorar las condiciones institucionales para su desarrollo.

Oralia Bonilla integrante del Consejo Ciudadano de Mejoredu― opinó que el documento rector analizado debe ser estudiando por interlocutores externos y enriquecido a través de su discusión.

Consideró que se debe trabajar sobre un cambio de perspectiva; recuperar y aprovechar lo que se ha practicado y ya se sabe, y pensar desde, en y para la escuela, lo cual implica revisar los estudios y las evaluaciones y cómo es posible imprimirles un carácter formativo.

Destacó que la coordinación y por tanto la coherencia― entre las distintas instancias del sistema educativo es débil y que «hemos heredado una cultura, una forma de trabajo y una gestión institucional que no forzosamente piensan en la escuela articuladamente».

Llamó a seguir trabajando en la consolidación de la identidad propia de Mejoredu, pues «no sería bueno que se le identificara como una institución que legitima la evaluación por parte del Estado». Finalmente, mencionó que los procesos implicados en el Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros enfrentan muchas dificultades y que es prioritario revisar la evaluación docente que realiza.