in

Controlará Gobierno Federal la nómina de los maestros para acabar con la doble negociación.

El Gobierno federal pretende controlar las nóminas de pago de los maestros de País.

Para ello, el  Gobierno busca transformar el actual Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB) en el Fondo de Aportaciones de Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE).

Con la medida,  la Secretaría de Educación Pública tendrá la responsabilidad de operar  todo el  sistema de administración de las  nóminas a nivel nacional y con ello dar un golpe a los cacicazgos establecidos en los estados donde persisten diferentes negociaciones con diversos sindicatos magisteriales.

En ese sentido el proyecto del Gobierno Federal  terminaría con la llamada doble  negociación sindical y con ellos evitar las diferenciadas prestaciones salariales de los maestros en el País, es decir, sería solamente una negociación entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

“… Si bien hay una negociación a nivel federal, cada estado contempla condiciones generales de trabajo diferentes.  De esta manera, la negociación a nivel federal pasa a ser una base de incremento mínimo para una segunda negociación, lo cual ha acentuado la presión de gasto inercial derivada de nómina educativa” señala una de las justificaciones de propuesta del Gobierno Federal.

El FONE  “será determinado de acuerdo con las plazas registradas en el recientemente aprobado Sistema de Información y Gestión Educativa, incluyendo las erogaciones por concepto de remuneraciones; es decir, sueldos y prestaciones autorizadas, impuestos federales y aportaciones de seguridad social”.

Según el Gobierno Federal, el mecanismo propuesto hará más eficiente y transparente el pago de la nómina, al lograr que los pagos correspondan exclusivamente al personal que ocupe plazas registradas en el Sistema de Información y Gestión Educativa.

Cabe señalar que el aún vigente Fondo de Aportaciones a la Educación Básica (FAEB),  es uno de los fondos federales que año tras  año registra más  irregularidades en su manejo, motivo por el cual  la Auditoría Superior de la Federación ha pedido que se ordene su operación.