CNTE vs SNTE.


La reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto fue, en diciembre del 2012, un formidable golpe publicitario, el único tema en que todos los protagonistas de la política mexicana estaban de acuerdo era en darle a la maestra Elba Ester Gordillo un escarmiento ejemplar, era por primera vez más odiada que el mismo Carlos Salinas de Gortari, priistas, panistas, perredistas y hasta los morenos aplaudieron la reforma que se interpretó como un fuerte golpe al cerrado sindicato de maestros. Después vino la muy popular detención de la lideresa y se descubrieron sus gustos faraónicos por el despilfarro de la inmensa fortuna del sindicato oficial.

Ahí pudieron quedar las cosas, pero ciertas organizaciones no partidistas se tomaron en serio la parte principal de la reforma al artículo 3ero, la evaluación a los maestros y el despido de aquellos que no obtuvieran las calificaciones aprobatorias, nadie esperaba que esto llegara a concretarse, pues somos expertos en hacer grandes reformas que o nunca se aplican o nunca reforman nada, parecía que mientras la maestra estuviera en la cárcel y el nuevo dirigente de los maestros se alineará con el presidente Peña Nieto, lo demás podía dormir el sueño de los justos, pero no fue así.

De manera ingenua, apenas al inicio del curso escolar 2013-2014, cuando los maestros se reincorporaban a clases, el mismo presidente Enrique Peña Nieto informó que presentaría tres leyes secundarias, para que en un periodo extraordinario el congreso las aprobara. Confiaba en que el arreglo con la nueva dirigencia del SNTE, haría que la reforma pasara como si pisara mullidos colchones de plumas de ganso, pero de manera … tonta, no tomó en cuenta que en este país, ya no es solamente un sindicato el que representa a los maestros de México.

El 14 de agosto el presidente presentó sus iniciativas, esperando que el 21 de ese mismo mes se votarán por aclamación y así el 1 de septiembre el propio presidente informaría la culminación de su reforma estelar, pero el solo anuncio bastó para que los maestros de la CNTE o Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación marcharan sobre la ciudad de México e impusieran el mismo 21 de agosto un cerco a la Cámaras de diputados y a la de Senadores, obligándolos a salir huyendo para encontrar refugio en los bastiones del Banco Bilbao Viscaya Alava o Bancomer, donde tuvieron que esperar las instrucciones que les dieran sus pastores desde la Secretaría de Gobernación.

Los legisladores en su doloroso recorrido, recibieron por parte de los maestros autorización para que utilizaran instalaciones públicas como la del Reclusorio Oriente donde se les garantizó acceso directo y sin reticencias, pero los legisladores prefirieron erogar algunos millones de pesos a la institución bancaria, que no aceptó compensarlo con sus saldos negativos derivados del FOBAPROA.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación entonces dejó en claro, por voz de su líder, que estaba totalmente a favor de la reforma, en especial la parte del artículo 52 de la “Ley General del Servicio Profesional Docente” donde dice que los maestros reprobados por los examinadores, en una tercera ocasión, serían despedidos sin responsabilidad para el patrón.

Los maestros de la CNTE siguieron con su protesta, bloquearon en varias ocasiones el aeropuerto de la ciudad de México y la clase política Televisa-PRI-PRD-PAN, desató una campaña que esperaba enfrentar a los capitalinos con los “profes”, sin embargo a la protesta de la CNTE, se ha sumado diversas secciones de la SNTE, como en Tijuana, que han efectuado paros contra la reforma laboral embozada bajo el nombre de reforma educativa.

Por cierto que el partido del sol azteca, ahora encontró que la CNTE es la fisura para ingresar al control de los maestros del país, por ello estuvieron manejando una estrategia pro maestros y al mismo tiempo, una estrategia cupular de apoyo al presidente Peña Nieto. El PRD jugó a quedar bien con Dios y con el diablo, dejando a usted libremente la elección de cuál de los protagonistas sea el uno o el otro.

Lo más importante para nuestro futuro, es descubrir a los grandes perdedores del conflicto magisterial contra la Ley General del Servicio Profesional Docente y que son, en primer lugar, el propio Presidente Enrique Peña Nieto que quedó como un estratega muy pobre, rodeado de adormilados aprendices de maquiavelo,  al no prever la reacción de la CNTE y confiar en que con la sola negociación con los testaferros de Elba Esther Gordillo de la SNTE, bastaría para sacar adelante su reforma, pero el más grande de todos los perdedores no es el presidente Enrique Peña Nieto o sus asesores de pacotilla, sino que es el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que ahora quedó exhibido como una cúpula depredadora, incapaz de luchar por los legítimos intereses de sus agremiados.

Es cierto que por el momento el cansancio de los capitalinos contra las medidas de protesta de la CNTE colocan a esta organización en el centro de la impopularidad capitalina, pero esta impopularidad desmerece ante la legitimación que la CNTE adquirió dentro de los maestros de este país. La CNTE es la gran ganadora en esta batalla, porque asumió la defensa de todos los maestros de educación primaria y secundaria, sobre cuyos hombros quizo dejarse recaer todo el peso de nuestro insatisfactorio sistema de educación, siendo que los maestros de primaria y secundaria cumplen con su misión, al menos al nivel que les corresponde, en tanto que son las universidades públicas las que son una verdadera cueva de ladrones y de ineptos.

La estrategia de Enrique Peña Nieto convirtió su mayor éxito publicitario, la reforma educativa, en un fracaso, pues ahora no solo no pudo anunciar la aprobación de la Ley General del Servicio Profesional Docente el día de su primer informe, como estaba planeado, sino que ahora se exhibió a la “inteligencia” de su equipo de operadores y la misma aplicación de la reforma se encuentra en un serio predicamento, ya que en caso de intentar llevarla a la práctica, correr profes, reactivaría las protestas de la temible CNTE y sus terribles visitas y recorrido por nuestra turística capital nacional.

La Ley General del Servicio Profesional Docente nace más muerta que el respetable Matusalen, el SNTE se encuentra desprestigiado totalmente y su alianza con Enrique Peña Nieto solo es de dientes para afuera. En este concierto de torpezas y dobleces, la CNTE asume el papel de la única organización que honestamente combate por los derechos de los maestros.

Gracias a Enrique Peña Nieto, al SNTE y a sus propios méritos, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, se encuentra envuelta por el manto de la legitimidad entre los maestros del país, que se saben negociados por su sindicato oficial y que además, se sienten indignados con el trato ofensivo de las autoridades educativas y políticas de la nación, y todo esto a cambio de nada, porque la reforma laboral, malignamente llamada “reforma educativa”, nació traumatizada, enferma y contrahecha hasta el punto de que totalmente inaplicable.


Zona de debate