Bullying: Un reflejo de la situación violenta en México. (Primera Parte)

Por: Baldemar Montejo Martínez Tweet

La violencia está de moda, la violencia es cotidiana, ya es parte de nuestros días, ya es parte de nuestra vida, ya es nuestra compañera.

La violencia asusta, atemoriza, lastima, vulnera, destruye, mata… ya es común.

La agresión verbal y física, causa asombro, causa risa, causa impotencia, dolor, tristeza, soledad, angustia. Ante una sociedad corrupta, indolente, fría, simple, arrogante, presuntuosa de vanguardia y modernismo; ante espectadores que disfrutan el “espectáculo” cruel e inhumano. Sin leyes que regulen estos abusos, sin justicia que defienda. Con intromisiones de “los derechos humanos” (que si bien tienen aciertos), han pervertido la legitima defensa de la libertad, reemplazándolo por un libertinaje nocivo y autodestructivo.

¿Pero, dónde están las causas? ¿Cuál es el origen y medida de corrección/prevención? ¿Hasta dónde la escuela puede actuar? ¿Cuáles son las responsabilidades de cada uno de los agentes educativos en cada nivel o espacio social?

No se trata de buscar expiación sacrificando y exhibiendo a los “probables culpables” o presuntos responsables.

No se necesitan más paliativos, pastillitas para el olvido, distractores mediáticos, shows televisivos, conferencias de prensa estériles, pronunciamientos torpes, entrevistas tendenciosas; no más mesas de análisis donde se descubre que si hay una problemática…¡vaya que descubrimiento!

Se necesitan soluciones reales, concretas, asertivas, objetivas; una respuesta urgente y efectiva.

Pensemos y busquemos el origen de la conducta del gandalla, del abusivo, del que si es chingón, de ese agresivo, burlón y cínico, de ese que goza amenazando y lastimando; de ese o esa que en muchas ocasiones es “orgullo” de su papi o de su mami (¡quesque porque no se deja…!)

¿Será acaso que tanto pobres como ricos sufren de Bullying o acoso escolar? ¿Las escuelas privadas tienen la misma vulnerabilidad que las públicas? ¿Hay niños y niñas de primera, de segunda y de tercera? o ¿dependiendo del “sapo” es la pedrada?

Una probable causa que ha contribuido siendo omisa, cómplice y condescendiente es la falta de claridad en cuanto a medidas de disciplina escolar.

Nada en la ley anterior ni en la reforma reciente aborda tales orientaciones que han visto crecer la irresponsabilidad, aumentar el desinterés, mermando el esfuerzo; sobreprotegiendo o  “achechando” conductas inapropiadas.

La disciplina es la clave para el éxito en cada disciplina de estudio o competencia, y la escuela no es la excepción.

Continuará…

Baldemar Montejo Martínez

Profesor de educación primaria. Simpatizante de la justicia y la honradez.
Back to Top

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. %privacy_policy%

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.