Aprendizajes indispensables y contenidos curriculares

"Crear ambientes favorables de aprendizaje en la virtualidad ha despertado el interés por el trabajo escolar en plataformas educativas, lúdicas, con imágenes y videos incluyentes, accesibles..."

Comparte la nota:

Regresar a las aulas ha sido un reto importante para las escuelas, porque la pandemia de covid-19 “cuando no gana, arrebata”. Maestras, maestros, niñas, niños, adolescentes y jóvenes, mamás y papás, autoridades educativas, toda la población hemos experimentado la enfermedad de manera directa, indirecta, cercana, de frente, al otro lado de la calle, en casa, en las montañas, cerca del mar, en las fronteras, en los medios de comunicación y las redes sociales. Ahora, la escuela a distancia parece ser ese futuro que no creíamos que ocurriría en el corto plazo.

Seleccionar del nutrido currículo lo que las niñas y los niños deben aprender, en un contexto donde la hibridación de la educación es ya una realidad, significa un gran desafío para quienes somos docentes. En la fase intensiva del Consejo Técnico Escolar (CTE) 2021-2022 revisamos las orientaciones con el fin de analizar, elegir y poner en práctica los contenidos curriculares indispensables; ello nos permitió reflexionar sobre las necesidades de aprendizaje de las y los estudiantes. ¿Qué elegir?, ¿este contenido será el adecuado para trabajar Educación Socioemocional, Vida Saludable, Formación Cívica y Ética? Si elijo sólo Pensamiento Matemático y Lenguaje y Comunicación, ¿qué pasará con los demás campos formativos?, ¿cuáles aprendizajes les servirán más en la modalidad a distancia a mis estudiantes? Sin duda hay más preguntas que respuestas.

Hemos incorporado en nuestras aulas –virtuales, a distancia o híbridas– estrategias que han ayudado a niñas y niños a ser más resilientes, reflexivos, cuidadosos, honestos y respetuosos; a aceptarse como parte de un país diverso. Las artes, por ejemplo, han resultado un lenguaje poderoso para ello. Hace poco el material didáctico usado en mi salón de tercer grado consistió en virutas del sacapuntas y hojas de reúso, con las que las y los estudiante lograron obras de arte novedosas y sencillas, que fueron admiradas por sus familias, compañeras y compa- ñeros a través de las pantallas. Crear ambientes favorables de aprendizaje en la virtualidad ha despertado el interés por el trabajo escolar en plataformas educativas, lúdicas, con imágenes y videos incluyentes, accesibles. La cuestión en este momento es evaluar lo aprendido, volver a diagnosticar y emprender una nueva selección de aprendizajes de acuerdo con cada contexto.

Sin embargo, ello sólo es posible con el concurso de diversos factores y procedimientos. No basta con extender el necesario acceso a internet, ni con el indispensable compromiso de cada actor social y educativo con las nuevas generaciones.

Es preciso, además, revisar los contenidos curriculares y aprender a elegir aquellos que verdaderamente ofrezcan aprendizajes significativos a nuestros estudiantes concretos, únicos. La abstracción generalizante es imposible de aplicar porque la vida escolar está poblada por individuos, grupos y comunidades diversas, no por conceptos que los unifican. Se dice fácil, pero llevarlo a cabo es un verdadero desafío para el magisterio en acción. Con el fin de colaborar en esta tarea, Educación en Movimiento aborda el tema en este número; esperamos les sea de utilidad.


El Boletín ‘Educación en Movimiento’, febrero de 2022, de Mejoredu, puede consultarlo dando click AQUÍ