in

Río revuelto.

También los diputados se le rebelan a Callejas. El reparto de oficinas entre los legisladores veracruzanos no va bien. Muchos ven vulnerable a Juan Nicolás Callejas Arroyo como consecuencia de las protestas magisteriales. Esa vulnerabilidad, que afecta al PRI y al propio gobernador, varios diputados lo confirmaron este martes con el exceso de seguridad en la toma de protesta de ellos mismos y del coordinador de la bancada priista.

Ello ha ocasionado que legisladores del PAN, del PVEM y del PANAL, a quienes se ha unido Ricardo Ahued Bardahuil, diputado por el Distrito Xalapa Urbano, no hayan esperado el reparto de oficinas y se las hayan tomado por su propia mano. Y como no tienen oficinas aún dónde recibir a sus representados, este miércoles los nuevos diputados no llegaron.

Ayer por la mañana sólo se encontraban Julen Rementería del Puerto, María del Carmen Pontón, Domingo Bahena Corbalá, Jorge Vera Hernández, Jesús Velásquez Pérez y Juan René Chiunti Hernández, y eso porque se metieron a las oficinas sin pedir permiso. A las 13 horas llegó Juan Nicolás Callejas Arroyo.

El  presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado aseguró que será hasta este jueves cuando se haga ese reparto de oficinas a los legisladores de las diferentes fracciones parlamentarias. Pero lo cierto es que ante la tardanza para efectuar esa acción, los legisladores panistas, con Julen Rementería del Puerto a la cabeza, se han tomado por propia mano los espacios que más les han gustado. Y se han tomado no 10, que son las que les corresponden, sino 14 incluyendo oficinas comunes, a las que ya han destinado como lugares para recepción y juntas. Lo mismo han hecho ya los diputados del PVEM y del PANAL dejando a los priistas sin posibilidad de elección.

La acción de los legisladores es interpretada al interior del Congreso del Estado como una rebelión contra el presidente de la Junta de Coordinación Política, como un signo de debilitamiento del que se suponía llegaría fuerte para la realización de las tareas legislativas.

Juan Nicolás Callejas Arroyo llegó ayer, dijo, a saludar a Julen Rementería del Puerto, coordinador de la bancada panista. Se saludaron y los dos ingresaron a  la oficina de éste último. En realidad, llegó a negociar con el coordinador blanquiazul el reparto de oficinas y a exhortarlo a ajustarse al sorteo que se hará este jueves. Dicen que Callejas Arroyo salió de la oficina panista sin lograr su objetivo y que con ello comienza a ver que el cuestionamiento a su figura y lo que ella representa tiene signos negativos.

Pero la situación puede ir peor porque el hecho de que los diputados de las fracciones ya mencionadas no hayan esperado el sorteo de lugares por parte de Callejas Arroyo es un indicio de que todo tendrá que ser negociado al interior de la LXIII Legislatura, de que todo va a costar, “porque se están comiendo al profesor, por ello ya comenzó el desorden en el reparto de oficinas y eso pasa porque lo ven debilitado”.

El problema va más allá del simple reparto de lugares en el edificio legislativo. El problema puede darse en la misma dimensión y forma con el reparto de las 31 comisiones permanentes y cuatro comisiones especiales, sobre todo cuando unas son claves para la fracción mayoritaria, la que encabeza el PRI. Si los diputados de los diferentes partidos ya se tomaron las oficinas y después de ello ven que las cosas siguen como si nada, aseguran, querrán hacer lo mismo con las comisiones y eso afectará, sin duda, al PRI y al propio gobernador del estado.

Por si las cosas no estuvieran complicadas. Este miércoles, alrededor de las 14 horas, llegaron al Congreso del Estado integrantes del equipo de trabajo del diputado por el distrito Xalapa Urbano, Ricardo Ahued Bardahuil, y sin pedir permiso y ante la tardanza en el reparto de espacios, tomaron una de las oficinas y la designaron oficina del mencionado diputado. Inmediatamente después, llegó una secretaria dispuesta a recibir las primeras solicitudes de gestión para el diputado local.

Así que Ricardo Ahued Bardahuil es el primer priista en el Congreso del Estado, después de Juan Nicolás Callejas Arroyo, que ya tiene oficina para atender a sus representados. Los demás legisladores tricolores tendrán que esperar hasta que su coordinador realice el sorteo para la asignación de espacios.

*** Por si el reparto de oficinas no fuera poco. Se sabe que hay diputados que presionan a Callejas Arroyo para que la comisión de Hacienda del Estado sea dividida en tres y darle juego a 9 diputados, tres en cada una de esas divisiones que corresponderían al norte, centro y sur del estado. Lo que se quiere es que seis diputados más puedan tener rejuego en la mencionada comisión, que es una de las más importantes que hay.

En la asignación de oficinas y reparto de comisiones, la situación es cada día más tirante dado el debilitamiento, a decir de observadores en el Congreso del Estado, del líder moral de la Sección 32 del SNTE.

Indican que vienen días y meses en que las cosas se podrían complicar más ya que hay, como ya se ve, diputados que van en alianza con el PRI que no están dispuestos a obedecer ciegamente ni a ser guiados por alguien a quien consideran que ya no tiene la misma fuerza política ni la representación magisterial que se supondría tendría. Sin duda, un río revuelto.

e-mail: desdelaesquina@hotmail.com