¿Purga de traidores en el SNTE?

Elba Esther Gordillo regresó a la escena política con el ánimo de recuperar el poder en el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE).

Al unísono grito de ¡Elba!, ¡Elba!, ¡Elba! de sus seguidores que la acompañaron en la conferencia de prensa que ofreció en su reaparición, ‘La Maestra’ tuvo el escenario perfecto para presumir su inocencia de las acusaciones que la mantuvieron en prisión por más de cinco años.

No sin antes de arremeter contra sus victimarios, ‘La maestra’ lapidó con su libertad a la política educativa de Enrique Peña Nieto:

“Recuperé la libertad y la reforma educativa, se ha derrumbado”.

Fue su momento. Elba Esther no se guardó nada.  Se dijo chivo expiatorio, perseguida política, blanco fácil, pero también se erigió como maternal defensora de los maestros.

“Poseo una firme convicción, que en defensa del magisterio nacional y de todos los trabajadores de la educación empeñé lo mejor de mí, y no rehuí, riesgo alguno.  No acepté condiciones indignas”.

Y es que consciente de que hay una fuerte corriente ‘elbista’  al interior del magisterio, señaló que su encierro no sólo lo sufrió ella, sino que también lo sufrieron las maestros y maestros de México, ya que con su ausencia nadie vio por ellos y no fueron defendidos por quienes debieron defenderlos.

Fue entonces que llegó el momento más sublime cuando dirigió la artillería contra quienes llamó ‘traidores’.

Y fue vitoreada por sus seguidores quienes enardecidos gritaron ¡fuera!, ¡fuera!, ¡fuera! en clara alusión a la actual dirigencia que encabeza, Juan Díaz de la Torre.

“Lamento, que quienes debían defenderlos (a los maestros), no lo hicieron…¡y nos traicionaron (ella incluida)!”.

“A las maestras y a los maestros de México les pido, que en este inicio de clases pongan lo mejor de sí mismos, como siempre lo han hecho, entréguense a los niños y a las niñas, con la tranquilidad de que sus preocupaciones hoy, deberán ser, fielmente defendidos, que sus derechos, los defenderemos con puntualidad, que la dignidad del magisterio, se volverá a valorar”.

Muy claros y contundentes los mensajes de ‘La Maestra’.  Su objetivo está definido y no es otra cosa que una purga de traidores hoy enquistados en el SNTE, todos ellos sus vástagos políticos que, en el momento más oscuro de su vida la abandonaron y, por el contrario, empeñaron toda la energía sindical para implementar de la reforma educativa del Presidente Enrique Peña Nieto.

Lo que sigue es una lucha encarnizada por el control de Sindicato más grande de América Latina, en donde Elba Esther ya dio el primer golpe para debilitar (aún más) a la dirigencia que encabeza Juan Díaz de la Torre.

 

 
 

Comenta la publicación.