in

«Penosos, lamentables y graves» los errores ortográficos en libros de texto, señala Olac Fuentes.

Los errores ortográficos que presentan los libros de texto gratuitos de la SEP son penosos, lamentables y graves. Sin embargo, lo más preocupante es que son el reflejo de un descuido y desdén de la pasada administración federal, pues no sólo contienen unas 117 faltas ortográficas, sino una enorme cantidad de deformaciones de tipo pedagógico.

Así lo  señaló Olac Fuentes Molinar, ex subsecretario de Educación Básica antes de su participación en el foro Retos y perspectivas frente a la medición multidimensional de la pobreza 2012  organizado por la UNAM y la Secretaría de Desarrollo Social.

Dijo que los contenidos de estos materiales no están relacionados entre sí como una propuesta de aprendizaje, ya que, por ejemplo, en los libros de español se da el mensaje de que son más importantes las sílabas que tiene un poema que su contenido, mientras en los de historia se presentan los hechos relevantes para el país de manera aburrida, recargada de datos y sin prioridades claras, lo que ahuyenta la curiosidad.

 Indicó que este tipo de fallas se traduce en afectaciones del aprendizaje de los estudiantes de educación básica, pues los libros son la fuente primaria de su conocimiento.

El pasado 18 de julio, el secretario de educación Emilio Chuayffet Chemor reveló que los libros de texto gratuitos contienen 117 faltas de ortografía, hecho que lamentó como un «error imperdonable».

Asimismo culpó a la administración «caldenorista» y argumentó que los libros ya estaban en proceso de impresión, lo cual impedía a la dependencia federal enmendar las fallas pues no estarían a tiempo para el inicio del ciclo escolar 2013-2014.

Y para subsanar éste problema, la SEP informó en voz de la subsecretaria de Educación Básica, Alba Martínez Olivé que antes de inciar el ciclo escolar, los maestros del país recibirán una «fe de erratas» para que sean ellos los que corrijan en las aulas las fallas identificadas por la dependencia.

En ese sentido Fuentes Molinar aseguró que “Es muy lamentable, penoso. Son libros que tienen una gran influencia, una gran distribución, que son uno de los rostros de la política educativa mexicana. No le falta razón a la SEP cuando dice que estaban en ‘disyuntiva imposible’ (para corregirlos y entregarlos a tiempo). Esperemos que la fe de erratas permita llegar con los niños para corregir eso”.

Del mismo modo se pronunció porque la dependencia educativa realice una revisión  oportuna, eficaz y de fondo de la propuesta pedagógica de primaria y secundaria y se sancionen a los servidores públicos que promovieron el clima de ahí se va.

Hace tiempo se podía discutir si los libros eran pedagógicamente mejores, gráficamente inteligentes y se buscaba gente que conociera. Pero lo que pasó con estos libros, y es bajo la responsabilidad directa del (entonces) subsecretario de Educación Básica (Fernando González, yerno de la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo), es que cualquiera los hacía y los componía, en cualquier momento y a su criterio.

Con información de La Jornada.