in

Mejoredu debe seguir recuperando las propuestas y experiencias de las y los maestros para contribuir a mejorar la educación: expertos

Leonel Pérez Expósito, Gabriel Cámara y Cervera, José Santos Ruiz Enríquez y Ángel Díaz Barriga manifestaron que para contribuir a mejorar la educación de México, la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) debe seguir recuperando y documentando las propuestas y las experiencias de las maestras y de los maestros; promover el trabajo colaborativo en el que participen todos los actores educativos; realizar evaluaciones diagnósticas y contextualizadas cuyos resultados enriquezcan las estrategias para mejorar el Sistema Educativo Nacional, y seguir dialogando con las escuelas normales, entre otras acciones.

En la cuarta mesa de análisis Horizonte de mejora continua de la educación: significado, retos y perspectiva, del ciclo Aportes para la Mejora Continua de la Educación organizado por esta institución, Leonel Pérez Expósito dijo que en el documento rector de Mejoredu se establecen dos pilares fundamentales: una buena educación con justicia social que sea aceptable, común y equitativa, y una educación disponible y accesible, al alcance de todas y todos.

El consejero técnico de esta comisión mencionó que en los elementos centrales del proceso de mejora continua de la educación se deben considerar campos de acción como el trabajo docente, la formación continua y el desarrollo profesional docente, la participación estudiantil y social, el diseño curricular, el desarrollo de materiales educativos y la gestión educativa y escolar.

Señaló que la mejora continua de la educación es un proceso participativo que requiere, por su carácter progresivo, cada vez más la inclusión de distintos actores, lo que no implica pensar en una participación meramente horizontal sino reconocer la existencia de liderazgos dentro de las comunidades.

Gabriel Cámara y Cervera, director general del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), solicitó a Mejoredu seguir recogiendo las experiencias vivas de las maestras y los maestros para contribuir a mejorar el Sistema Educativo Nacional, «pues si esas experiencias están dando resultado no hay manera de objetarlas», precisó.

Consideró necesario «reimaginar la educación», no solo por la pandemia, sino por la deserción escolar y los bajos resultados educativos que existen en todo el mundo. Esto ya se convirtió en una crisis mundial, dijo.

Manifestó que el gran poder que tiene Mejoredu está en la libertad que tiene para investigar, recoger y presentar los resultados. En la medida que sus productos tengan el aval de la técnica de la investigación y, sobre todo, de la práctica, no habrá posibilidad de que se rechace lo que esta institución ofrezca, comentó.

Señaló que el documento rector de la comisión La mejora continua de la educación. Principios, marco de referencia y ejes de actuación, es exitoso, pues conceptualmente dio un paso para acercar a la realidad la encomienda constitucional de esta institución.

[quads id=4]

José Santos Ruiz Enríquez, consejero ciudadano de Mejoredu, destacó que para mejorar la educación es necesario el trabajo colaborativo y horizontal.  Las acciones que promueva Mejoredu pueden ser adaptadas, algunas o todas, por las escuelas, consideró.

Luego de enfatizar que el horizonte de la mejora continua de la educación establecido por esta institución establece el respeto a la dignidad y los valores humanos, resaltó que la comisión debe asegurarse de que todos los productos que genere lleguen a las maestras y los maestros pues son ellos los actores educativos fundamentales para el cambio.

El cambio educativo se da en la escuela, por ello no pueden ni deben estar solas. Aun en la pandemia debemos contribuir para establecer una buena educación con justicia social, finalizó.

Ángel Díaz Barriga, investigador emérito del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM, reconoció la importancia del documento rector de Mejoredu analizado hoy, y lo consideró como un marco de referencia para avanzar en la política educativa del actual gobierno del país. Resaltó la importancia de resignificar el concepto de buena educación y reconstruir una visión educativa con base en la pedagogía y la didáctica.

Resaltó la importancia del diálogo que busca la comisión con las escuelas normales del país y del objetivo establecido de trabajar con ellas, pues son instituciones que originan el cambio educativo a través de sus propuestas.

Finalmente enfatizó en que la comisión debe seguir recuperando la práctica cotidiana de maestras y maestros en la escuela, fortalecer las comunidades docentes, reconocer el contexto y documentar las formas en que las y los docentes han tenido experiencias exitosas.