in

La UAM y la SEP suman esfuerzos contra la estigmatización de la obesidad infantil

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y la Secretaría de Educación Pública (SEP) coeditarán Las aventuras de Dulce Clarita, un libro que forma parte de los materiales de apoyo para la asignatura de Vida Saludable que se imparte en las escuelas primarias de México.

El doctor Víctor Ríos Cortázar, coordinador de Primer Nivel y Salud Comunitaria de la Unidad Xochimilco, informó en entrevista que el texto es resultado de un convenio de colaboración entre ambas partes y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), con el objetivo de contribuir a evitar la estigmatización de niñas y niños por causa de la obesidad.

El autor de la publicación –quien trabajó junto con la maestra Alejandra Gasca García y la licenciada Iyari del Carmen Sánchez García, docentes del Departamento de Atención a la Salud– explicó que la SEP convocó a instancias públicas y centros de investigación a aportar herramientas que sirvieran a dicha asignatura y, en ese marco, en coordinación con el INSP fue propuesta la edición, que pasó por un proceso de dictaminación, logrando quedar entre los instrumentos de ayuda para la enseñanza básica.

Además el Instituto incluyó Cuando los kilos nos alcancen, dirigido a estudiantes de primaria y secundaria, y que quedó entre los seleccionados por la SEP luego de haber sido evaluado para mejorar los contenidos.

Aun cuando no hay fecha para la distribución de Las aventuras de Dulce Clarita, la Secretaría imprimirá diez millones de ejemplares para primarias públicas y privadas de todo el país, ya que tiene la virtud de que podrá utilizarse en todos los grados del nivel básico como material de soporte.

El doctor Ríos Cortázar expuso que relata la historia de una pequeña que padece y afronta el problema de la obesidad, con la intención de brindar una forma de abordarlo desde la escuela, la familia y la sociedad.

Los colegios son espacios muy importantes para los infantes y Dulce Clarita muestra las vicisitudes que enfrenta, pero también las actividades y el respaldo que encuentra.

El contenido resultó de una investigación efectuada en primarias de la Ciudad de México y Morelos, con la intervención del INSP, que permitió hacer una labor de carácter cualitativo para recoger la perspectiva de los menores de edad respecto de la obesidad, el sobrepeso y la alimentación, entre otros temas.

De esta indagación se obtuvieron unas 400 narraciones, útiles para el análisis que derivó en Las aventuras de Dulce Clarita, por lo que es una pieza colectiva cuyos capítulos versan sobre las visitas periódicas al médico, la buena alimentación en casa; el papel del ejercicio, y el significado de la obesidad.

Otros aspectos destacados son el estigma, la discriminación de género y la migración, ya que el padre de Dulce Clarita se mudó a Estados Unidos, y ella y su madre tratan de proteger el vínculo.

La primera edición –ésta será la segunda– funcionó muy bien, pues atrajo el interés de alumnos y profesores, ya que “plasma la perspectiva de los infantes, así como el entorno que son capaces de vislumbrar y construir para convertir su escuela en un lugar propicio para la enseñanza”.

Las aventuras de Dulce Clarita fue el primer producto surgido de incorporar la narrativa como una estrategia de promoción de la salud en niñas y niños. Al final del cuento hay una guía metodológica del trabajo en el colegio, la familia, los grupos o de manera individual, por lo que “tenemos muchas expectativas de cómo marchará en los distintos contextos”.

El equipo que el doctor Ríos Cortázar lidera se ha integrado a otro que llevará a cabo el diseño curricular de la asignatura Vida Saludable, que es parte del programa educativo en vigor en las primarias de México.