La reforma educativa va para atrás.

Juan Díaz de la Torre fue muy cercano al extitular de la SEP Aurelio Nuño Mayer en la implementación de la reforma educativa.

Son cada vez más claras las señales políticas de que la reforma educativa será la primera que caiga en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador.

Todo indica que la mayoría que tiene MORENA en el Congreso será la garantía para que se consume la puntilla para esta reforma.

Y es desde el Congreso, concretamente en San Lázaro, que se inició el plan para darle reversa, pues legisladores morenistas vinculados al magisterio encabezados por Irán Santiago Manuel, anunciaron un punto de acuerdo para exhortar a las autoridades educativas para que suspendan las evaluaciones docentes de este año, así como la exigencia de reinstalar a maestros cesados por no evaluarse.

Asimismo, el pasado viernes, un grupo de maestros adheridos a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), se presentaron en la sede del despacho del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para recordarle que cuenta con mayoría legislativa para abrogar sin ningún problema la reforma educativa antes de que tome posesión como Presidente de México.

De hecho, el director político de la Sección 9 del SNTE, Roberto Gómez, se  atrevió a amenazar al nuevo Gobierno con la advertencia de que “no se eche la bronca encima” con un conflicto magisterial si no cumple con la abrogación de la reforma.

Por su parte, la experredista Dolores Padierna destacó que dar reversa a la reforma educativa es una de las prioridades de MORENA.

Dijo que una vez que estén listos los resultados de la consulta nacional que lleva a cabo el equipo de transición, harán uso de su mayoría legislativa para modificar la Constitución y la ley docente sin cabildear con otras fuerzas políticas.

“No nos faltan muchos votos, pero primero debemos ponernos de acuerdo nosotros; estamos a la espera del resultado de la consulta: qué opinan maestros, pedagogos, la comunidad escolar, el punto de partida para redactar una modificación a la Constitución y a la ley. Después pasaremos a la consulta con legisladores y consenso con los grupos parlamentarios; no será cabildeo, sino ir a su encuentro para hacerles ver nuestros puntos de vista (Excelsior 09/09/2018).”

Por último, la excoordinadora de campaña de López Obrador, Tatiana Cluothier, dejó en claro que ya se trabaja en la cancelación de la reforma educativa.

Fue a través de una respuesta que hizo en la red social twitter a la exigencia de un usuario quien le recordó la promesa de campaña de López Obrador de cancelar la reforma educativa.

 

Si estas señales políticas se concretan, la reforma educativa del actual Gobierno va para atrás sin ningún problema.

 

 
 

Comenta la publicación.