in

Error desaparecer las materias filosóficas de la currícula de bachillerato.

La filosofía no sólo es necesaria, sino urgente, pues nos han arrebatado la palabra, y el diálogo se ha roto o polarizado. Esta disciplina es el espacio donde se ofrecen elementos para forjar un pensamiento crítico, de tal manera que enseñar filosofía es ofrecer herramientas para desarrollar capacidades reflexivas, de autonomía y decisión, afirmaron académicos universitarios.

Durante el primer Congreso Nacional sobre la Enseñanza de la Filosofía en la Educación Media Superior, efectuado en la Facultad de Filosofía y Letras (FFL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los expertos coincidieron en afirmar que la pretensión de desaparecer las materias filosóficas de la currícula de bachillerato es un error.

El ex director de la FFL y miembro del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la casa de estudios Ambrosio Velasco, afirmó que el intento por desaparecer estas disciplinas de la educación media superior desprecia el pensamiento crítico.

En entrevista, el investigador –quien tendrá una participación en el Congreso el próximo viernes– afirmó que la reforma integral a la educación media superior (RIEMS) emprendida por la Secretaría de Educación Pública en este sexenio, en particular lo referente a las materias filosóficas, “va contra la tradición humanística y de ciencias sociales de México e Iberoamérica.

Es una visión que desprecia a las humanidades, a las ciencias sociales y, sobre todo, al pensamiento crítico. Pretenden intervir las cosas: enseñar, ilustrar en concepciones ajenas, que hay que conocer, pero desde un punto de vista propio, desde un criterio y tradición autónoma y auténtica, y toda esta reforma va en contra esta grandeza de las humanidades, las ciencias sociales y la cultura mexicana.

Durante la mesa donde se abordó la formación por competencias, José Alfredo Torres, del Observatorio Filosófico Mexicano y académico de la UNAM y del Colegio de Bachilleres, señaló que la RIEMS es un intento por crear competencias ligadas a un mercado laboral de trabajadores dóciles.

Fuente:   La Jornada.