El poder del empresariado.


TizasEl activismo incesante de las poderosas asociaciones civiles como Mexicanos Primero, así como organismos de la talla de la COPARMEX, comienza rendir sus primeros frutos.

Y es que “sin querer queriendo”,  la reforma educativa les abrió la puerta para que ocupen espacios estratégicos en las decisiones de alto impacto como la evaluación.

Esos espacios son la oportunidad para que hagan valer sus particulares concepciones de la “educación modelo” que  éste acalambrado País necesita.

Seguramente desde el recién integrado Consejo Social para la Evaluación de la Educación del  INEE,  se podrá escuchar  con envidiable propiedad la potente voz de grupos empresariales que, con tesón y sigilo, han construido  una percepción social  de que representan un puente entre la ignorancia y la ilustración.

No es cosa menor.    Serán una voz autorizada para proponer criterios de evaluación de los alumnos, maestros y escuelas. 


Zona de debate