in

El movimiento #YoSoy132 prepara marcha por toma de protesta de Peña Nieto.

 [pullquote]Los jóvenes invitaron a recuperar la voz a todo aquel que comparta su indignación y sumarse a su lucha contra la imposición, al amanecer del 1 de diciembre.[/pullquote]

México, DF.- Reunidos por el repudio a la “imposición” de Enrique Peña Nieto como presidente de México y encabezados por el colectivo #YoSoy132, estudiantes, maestros, trabajadores, obreros, pueblos indígenas, “gente de todos lugares y de todas las edades”, acordaron concentrarse desde el viernes 30 en el Monumento a la Revolución, a partir de las 16:00 horas para permanecer ahí toda la noche y salir, antes del amanecer del 1 de diciembre, en un solo contingente rumbo a San Lázaro.

En rueda de prensa para dar a conocer lo que denominaron la Jornada Nacional e Internacional contra la Imposición de Enrique Peña Nieto, en la que participarán la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Comité Ejecutivo Nacional Democrático (CEND-SNTE) del magisterio, representantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT-Atenco), entre más de 20 organizaciones convocantes, los estudiantes dijeron que a partir del próximo sábado México no tendrá presidente, desconociendo al priista mexiquense, y anunciaron que ‘cercarán’ el Palacio Legislativo de San Lázaro a partir de las 6:00 horas y hasta que concluya la toma de protesta para, una vez concluido el acto en el Congreso, marchar rumbo al Zócalo, donde harán un pronunciamiento de “unidad nacional”.

En voz de la estudiante de la UNAM, Mariana Favela, dijeron que será esa la forma de expresar su “repudio a la imposición, el autoritarismo, la violencia y la exclusión que caracterizan al régimen político mexicano, que ahora se expresa mediante la investidura de Peña Nieto como presidente de México. Somos parte de los excluidos, somos mayoría quienes repudiamos una imposición que pretende sumarse a otras más, por eso México no tiene presidente, por eso desconocemos la investidura que se pretende imponer”.

Fuente:  Proceso