in

Diputados aprueban Reforma Educativa.

Cd. de México.- La Cámara de Diputados aprobó en los primeros minutos de este jueves la reforma educativa con cambios a la propuesta del Ejecutivo federal.

El dictamen  que reforma los artículos 3° y 73 de la Carta Magna, crea el INEE como un organismo público autónomo, además que  establece el servicio profesional del magisterio para el ingreso y la promoción de cargos.

Durante  la discusión en lo particular se aprobaron las siguientes modificaciones al dictamen que presentó la semana pasada la Comisión de Puntos Constitucionales:

En la fracción III del artículo 3° se señala que la ley reglamentaria fijará los criterios de evaluación, los términos y condiciones de la evaluación obligatoria para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y “la permanencia en el servicio profesional, con pleno respeto a los derechos constitucionales de los trabajadores de la educación”.

En la fracción IX, se establece que corresponderá al Instituto (Nacional para la Evaluación de la Educación) evaluar  “la calidad”, el desempeño y resultados del sistema educativo nacional en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

Para la integración de la Junta de Gobierno del INEE se aprobó que el Ejecutivo federal presente una terna por cada uno de sus cinco miembros y que el Senado proceda a su designación en un plazo de 30 días, con votación calificada de dos terceras partes.

El Pleno también aprobó  la reserva que presentó  el diputado Fernando Zárate Salgado del PRD al artículo 73, fracción XXV, para que en la norma secundaria “este Congreso pueda regular, determinar el contenido y las facultades del servicio profesional docente”.

Se modificó también, a petición de la diputada Ruth Zavaleta Salgado (PVEM), el artículo quinto transitorio, fracción III, inciso b.

Al texto se agregó que el impulso de esquemas eficientes para el suministro de alimentos nutritivos a los alumnos a partir de microempresas locales “será conforme a los índices de pobreza, marginación y condición alimentaria de los escolares”.

Tras su aprobación en San Lázaro, la reforma educativa pasa al Senado de la República y, como reforma constitucional, posteriormente deberá ser ratificada por la mayoría de los congresos estatales para su promulgación.