in

Apuesta PRI por el civismo para frenar la delincuencia.

El PRI presentó en la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma a la Ley General de Educación para relanzar la materia de civismo en las primarias y secundarias del país, a fin de corregir las deficiencias en su enseñanza, como parte de la estrategia contra el crimen y la violencia.

La legisladora Rocío Abreu Artiñano propone cambios en los artículos 7 y 49 de esa ley para “promover la educación cívica, el valor de la justicia, así como propiciar la cultura de la legalidad, de la paz y la no violencia”.

Pide basar el proceso educativo en principios y valores que garanticen la convivencia pacífica, entre otros puntos.

La reforma, que también pretende dar un estatus legal a la capacitación en educación cívica y al personal docente en beneficio de alumnos y padres de familia, obtuvo el apoyo por escrito de 20 legisladores priistas, de panistas como Beatriz Zavala y de la perredista Teresa de Jesús Mojica Morga.

Abreu Artiñano señala que la iniciativa busca atender las pocas horas de instrucción al año en materia de civismo.

La existencia de muchas deficiencias de la formación cívica, en la educación para la convivencia pacífica y en la cultura de una vida libre de violencia son parte de las diversas causas sociales de la criminalidad”, dice.

La propuesta se sustenta en el cuestionamiento de que en las aulas mexicanas esa materia “ha ocupado muy pocas horas de instrucción al año”.

La iniciativa plantea cambios a los artículos 7 y 49 de la Ley General de Educación.

En el primer caso, se establecería de manera explícita la obligación de las escuelas públicas y privadas de impartir civismo, para lo cual, al enumerar los fines de la educación que el Estado imparte, se añadiría el siguiente texto, como inciso VI del artículo 7:

“Promover la educación cívica, el valor de la justicia, de la observancia de la Ley y de la igualdad de los individuos ante ésta; propiciar la cultura de la legalidad, de la paz y la no violencia en cualquier tipo de sus manifestaciones, así como el conocimiento de los derechos humanos y el respeto a los mismos.”

En el artículo 49 se busca incluir la siguiente especificación:

“El proceso educativo se basará en los principios y valores del civismo que garanticen la convivencia pacífica, armónica, solidaria y socialmente útil, en los principios de libertad y responsabilidad que aseguren la armonía de relaciones entre educandos y educadores y promover el trabajo en grupo para asegurar la comunicación y el diálogo entre educandos, educadores, padres de familia e instituciones públicas y privadas.”

Además, la ley establecerá que para la impartición de la materia deberá fomentarse el uso de todos los recursos tecnológicos y didácticos disponibles.

Fuente: Excélsior