Proponen reformar Ley General de Educación para sancionar a quienes ejerzan violencia escolar contra alumnos

Advierten que la violencia docente se da a través de tratos crueles, inhumanos y en ocasiones degradantes, que dañan la integridad de los alumnos en diversos grados.
Comparte la nota:

La diputada María Teresa Castell de Oro Palacios del Partido Acción Nacional (PAN) propuso una iniciativa de reforma a los artículos 73 y 74 de la Ley General de Educación, con el objetivo de aplicar sanciones administrativas a las autoridades y personal educativo que ejerza cualquier tipo de violencia verbal, física y psicológica contra estudiantes en las escuelas del País.

Así también para generar protocolos de actuación ante conductas de violencia escolar, imputables a miembros de esta comunidad, en diferentes medidas respecto y conforme a su grado de responsabilidad.

“Se buscan proteger a los niños, niñas y adolescentes en el lugar que debe de ser el más seguro para ellos que es la escuela y evitar que estas agresiones sigan sucediendo”, dijo la legisladora en conferencia de prensa.

Del mismo modo expuso que lamentablemente en México existen diversos tipos de violencia dentro de las instancias educativas, que incluso han derivado en quemaduras de tercer grado y lesiones importantes como fracturas, y que con el paso del tiempo han ido acrecentando en cifras.

Y es que precisó que generalmente la violencia escolar es asociada a las agresiones de alumnos a profesores o de alumno a alumno, pero pocas veces se piensa en la que viene del profesor a los propios estudiantes, o incluso a otros docentes, ya sea por acciones propias, involuntarias o dolosas, o bien por omisión ante el conocimiento de hechos que sucedan.

Diputada, María Teresa Castell de Oro, del Partido Acción Nacional.

Explicó que en el caso específico de la violencia docente se da a través de tratos crueles, inhumanos y en ocasiones degradantes, que dañan la integridad de los alumnos en diversos grados, atentando contra la psicología del menor incluso de forma permanente, aunado a que suele lesionar y desmotivar el proceso de aprendizaje de los menores.

En ese sentido detalló que el artículo 73 de la Ley General de Educación menciona que los docentes, el personal que labora en los planteles educativos, así como las autoridades educativas, al saber de algún delito en agravio de los educandos, tienen la obligación hacerlo del conocimiento de la autoridad correspondiente.

Sin embargo advirtió que dicha legislación no establece ningún tipo de sanción cuando esto no se lleve a cabo, lo que permite caer en omisiones o supuestos donde resulta más simple para los adultos ignorar la problemática o simplemente no involucrarse.

Por o anterior, Castell de Oro Palacios subrayó la importancia de perfeccionar esta ley y subsanar estos vacíos normativos, en virtud a que se violentan diversos derechos contenidos en la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, empezando por el artículo 46 de la misma, que establece el derecho de acceso a una vida libre de violencia y a la integridad personal.

Mi deber no es solo ser diputada también soy una mujer preocupada por la seguridad e integridad de nuestros hijos porque también soy madre y abuela por ello presento esta iniciativa, ya que el acoso y la violencia escolar tiene un impacto real y duradero en el bienestar físico y emocional de nuestros niños y niñas, que muchas veces se normaliza, cuando deberían ir a la escuela seguros”, afirmó.

Por último hizo un llamado a las autoridades escolares para que inicien acciones preventivas y de planeación, con el objetivo de aminorar dicho fenómeno que afecta a los diferentes niveles educativos.