Maestros se convierten en damnificados de la reforma educativa: PAN.

La Reforma Educativa aprobada por el Congreso de la Unión contiene un conjunto de avances y logros, sin embargo no son paternidad del Ejecutivo Federal ni del partido Morena, sino del resultado principal de la iniciativa que presentó la oposición con aportaciones del colectivo Red Educación Derechos (RED), afirmó el diputado Juan Carlos Romero Hicks, al explicar las razones por las cuales el Partido Acción Nacional votó en contra.

Y es que el legislador advirtió sobre la falta de claridad y precisión con la que se redactó la parte correspondiente a la admisión, promoción y reconocimiento en el Sistema de Carrera, lo cual desde su perspectiva, pone en riesgo la rectoría del Estado y abre una rendija al control de plazas por parte de los sindicatos.

Explicó que el párrafo octavo del decreto emplea la terminología utilizada en el Artículo 123 Apartado B, equiparando los criterios de promoción y reconocimiento con los estipulados en la ley reglamentaria de dicho artículo, lo que abre la posibilidad de interpretación al retorno del escalafón corrupto de las comisiones mixtas donde el 50% de las plazas son controladas por el patrón y la otra mitad por el sindicado.

Expresó que con esta nueva legislación educativa, los maestros se convierten en damnificados, pues su estatus laboral puede estar sujeta a los líderes del Sindicato.

“Los maestros y las maestras se convierten en damnificados de la Reforma Educativa que aprobó el partido Morena y sus aliados porque se abre la posibilidad de que su estatus laboral quede sujeto a criterios de los líderes sindicales”.

Detalló que el contenido aprobado en materia educativa permite interpretaciones para entregar al sindicalismo procesos de admisión y promoción fuera de procesos obligatorios, transparentes e imparciales,

En ese sentido señaló que se corre el riesgo de relegar al educando al segundo lugar, y que prevalezcan los acuerdos de MORENA con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y no los cimientos del proyecto educativo que tanta falta le hace al país.

 

 
 

Comenta la publicación.