La deliberación abierta entre las personas superaría el caos en las redes sociales

Ante el desorden y el caos que prevalece en la circulación de información en las redes sociales, la tarea de la sociedad es discutir y deliberar de manera abierta, sin depender de esas vías de comunicación que sobresimplifican la realidad y desalientan la reflexión, aseguró el doctor Raúl Trejo Delarbre, académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante la mesa Participación política en ambientes en línea, realizada como parte de la Jornada académica ciudadanía digital: investigación e incidencia en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el periodista aseveró que un mismo producto audiovisual detona reacciones diferentes.

“No se sabe a ciencia cierta qué tanto influye la propaganda política en Internet en la preferencia o percepción de un personaje político, debido a que tanto en los medios convencionales como en los digitales resulta difícil” hacer un diagnóstico, sobre todo porque no hay candidatos que representen a los jóvenes ni propuestas de los partidos para ellos.

Lo ideal sería ver un gobierno apuntalado y legitimado por la sociedad, además de que es necesaria “una colectividad movilizada a partir de convicciones y de una organización eficaz”, externó Trejo Delarbre.

En la Sala de Consejo Académico de la esa sede universitaria, la doctora María Elena Meneses Rocha, investigadora del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Ciudad de México, lamentó que el Internet no logró ser un medio de intercambio entre candidatos y electores ni de propagación de campañas interactivas en evolución a la emisión del spot vertical y unilateral, como había sido la aspiración de la sociedad civil manifestada en la amplia discusión en blogs y videos en YouTube o en Twitter.

La especialista comentó que existe una perversa industria del engaño que “nos hace pensar que las elecciones de 2018 no van a ser mejores” y advirtió que la viralización de noticias falsas, como quedó demostrado en la pasada emergencia del terremoto del 19 de septiembre, abona a la obtención de ganancias económicas de los medios de comunicación y a la confusión.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) hay 60 millones de usuarios de Facebook, siendo México el que más tiempo de uso reporta entre jóvenes, con un promedio de 3.2 horas al día contra una hora en Japón.

La doctora Maricela Portillo Sánchez, académica de la Universidad Iberoamericana, reconoció que las herramientas tecnológicas no constituyen una solución a las problemáticas actuales.

Si bien se han incrementado las movilizaciones de alcance global, sobre todo en materia de justicia económica, global, crisis de representación política y de derechos humanos, “estamos ante el reto de construir una cultura política en el largo plazo de las nuevas generaciones y pensar creativamente en otras metodologías que nos ayuden a entender la complejidad del escenario presente”.

El maestro Octavio Mercado González, director de la División de Ciencias de la Comunicación y Diseño, opinó que la incidencia de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana rearticula las relaciones sociales y es un fenómeno que tiene pertinencia de ser estudiado a fondo desde el posgrado, por lo que se espera que el foro sea útil para configurar proyectos de investigación dirigidos a profundizar en el tema.

La Jornada académica ciudadanía digital: investigación e incidencia fue convocada por la Coordinación de la Maestría en Diseño, Información y Comunicación (MADIC) y el Laboratorio de las Ciudades en Transición (LABCIT) de la Unidad Cuajimalpa de la UAM.

 

 
 

Comenta la publicación.