Así será el nuevo organismo público que sustituirá al INEE.

La Cámara de Diputados prepara la aprobación de la reforma educativa de la presente administración, con la cual se concretará la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Según el borrador de la iniciativa de reforma educativa, se creará el Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, el cual será será coordinado por un organismo público descentralizado que sustituirán al INEE.

Dicho organismo sin nombre aún, contará ya no con autonomía constitucional, sino técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión, con personalidad jurídica y patrimonio propios, no sectorizado, y tendrá las siguientes funciones:

a) Realizar estudios, investigaciones especializadas y evaluaciones diagnósticas, formativas e integrales del Sistema Educativo Nacional.

b) Determinar indicadores de resultados de la mejora continua de la educación.

c) Establecer los criterios que deben cumplir las instancias autorizadas para la certificación de los procesos de la mejora continua de la educación.

d) Emitir lineamientos relacionados con el desarrollo del magisterio, el desempeño escolar, los resultados de aprendizaje; así como de la mejora de las escuelas, organización y profesionalización de la gestión escolar.

e) Proponer mecanismos de coordinación entre las autoridades educativas federal y de las entidades federativas para la atención de las necesidades de las personas en la materia.

f) Sugerir elementos que contribuyan a la mejora de los objetivos de la educación inicial, de los planes y programas de estudio de educación básica y media superior, así como para la educación especial y de adultos.

g) Generar y difundir información que contribuya a la mejora continua del Sistema Educativo Nacional.

Sobre su organización, el nuevo organismo contará con una Junta Directiva, un Consejo Técnico de Educación y un Consejo Ciudadano.

La Junta Directiva será la responsable de la conducción, planeación, programación, organización y coordinación de los trabajos del organismo.

Se integrará por cinco personas que durarán en su encargo siete años en forma escalonada y serán nombradas por la Cámara de Senadores, con el voto de las dos terceras partes de sus integrantes. El Presidente de la Junta Directiva será nombrado por sus integrantes y presidirá el Consejo Técnico de Educación.

Para garantizar la renovación escalonada, los nombramientos de la primera Junta Directiva se realizará de la siguiente manera:

1) Dos nombramientos por un periodo de cinco años;

2) Dos nombramientos por un periodo de seis años, y

3) Un nombramiento por un periodo de siete años.

En tanto que el Consejo Técnico de Educación asesorará a la Junta Directiva en los términos que determine la ley, estará integrado por siete personas que durarán en el encargo cinco años también en forma escalonada.

Serán nombradas por la Cámara de Senadores con el voto de las dos terceras partes de sus integrantes.

Para el caso de dicho Consejo, los nombramiento escalonados se garantizarán a través del siguiente esquema:

1) Tres nombramientos por un periodo de tres años;

2) Tres nombramientos por un periodo de cuatro años, y

3) Un nombramiento por un periodo de cinco años.

La iniciativa señala que las personas que integren la Junta Directiva y el Consejo Técnico de Educación deberán ser especialistas en investigación, política educativa, con experiencia docente, acreditar el grado académico de su especialidad y experiencia, no haber sido dirigente de algún partido o candidato a cargos de elección en los tres años anteriores a su designación.

Por su parte, el Consejo Ciudadano honorífico, se integrará con representantes de los sectores involucrados en materia educativa, es decir, se abre la puerta a la participación de la sociedad civil.

Sobre el patrimonio del INEE una vez que se concrete su desaparición como organismo autónomo, la iniciativa de reforma educativa plantea en el transitorio cuatro que a partir de la entrada en vigor del decreto, se abrogará la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y se derogarán todas las disposiciones contenidas en las leyes secundarias, y quedarán sin efectos los reglamentos, acuerdos y disposiciones de carácter general contrarias al decreto.

Asimismo, el noveno transitorio señala que los recursos humanos, financieros y materiales con que cuenta el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, formarán parte del nuevo organismo.

En ese sentido en tanto la Cámara de Senadores no lleve a cabo la designación de la Junta Directiva del nuevo organismo,  quien fungía como titular de la Unidad de Administración del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, dispondrá las medidas administrativas y financieras para el funcionamiento del mismo.

 

 
TAGS:
 

Comenta la publicación.